Imagen referencial cultivo de hongos. Fuente: Pixabay

Evalúan niveles de contaminación por mohos en cámaras frigoríficas

Chile: Aquagestión realizó un estudio en el cual evaluaron los niveles de contaminación por Cladosporium spp. y Thamnidium spp. en plantas procesadoras de alimentos marinos y empresas frigoríficas del sur de Chile.

Chile es uno de los principales exportadores de salmones y otros productos hidrobiológicos. Como líderes en esta materia, se necesita infraestructura sofisticada que garantice una correcta explotación y comercialización de estos productos. Para asegurar la calidad e inocuidad de los alimentos desde que son cosechados hasta que son enviados a los mercados de destino, las cámaras frigoríficas adquieren un rol fundamental.

En la actualidad, la Unión Económica Euroasiática (UEE) exige a sus proveedores de productos pesqueros realizar un análisis de mohos en paredes y ambientes de las cámaras frigoríficas que participan en la cadena de producción, mantención y transporte de los productos pesqueros hasta que arriban a la UEE.

Cladosporium y Thamnidium son dos géneros de hongos conocidos por participar en el proceso de descomposición de alimentos. Ambos son encontrados comúnmente en el aire de muchos ambientes y son utilizados como un buen marcador de estado sanitario y evaluación de protocolos de aseo en ambientes cerrados.

 

Estudio

Con el objetivo de evaluar el estado sanitario de las cámaras frigoríficas destinadas a almacenar productos pesqueros de exportación, los investigadores de Aguagestión realizaron un trabajo titulado “Contaminación por mohos y aislamiento de Cladosporium spp. y Thamnidium spp. en cámaras frigoríficas de plantas procesadoras de alimentos marinos y empresas frigoríficas del sur de Chile”.

En el, se realizaron 88 análisis de mohos en paredes y aire a 24 empresas diferentes, divididas en 3 macrozonas de acuerdo con el sitio respectivo de ubicación de sus cámaras frigoríficas. La macrozona 1 comprende la localización sur de la provincia de Llanquihue, la macrozona 2 comprende la provincia de Chiloé, y la macrozona 3 las regiones de Aysén y Magallanes. Las empresas fueron clasificadas como “Plantas de proceso” o “Frigorífico” de acuerdo con su actividad principal.

Se encontró que los niveles de mohos en las tres macrozonas eran similares, tanto en paredes como en ambiente. La mayor parte de los análisis mostraron recuentos bajos de 0 a 2 unidades formadoras de colonias (ufc). Sin embargo, hay casos puntuales donde se obtuvieron recuentos > 10 ufc.

Cladosporium spp. se encuentra preferentemente contaminando el ambiente de las cámaras frigoríficas. Sin emabrgo, en las macrozonas 2 y 3 no se detectó presencia de este moho en paredes. Por otro lado, Thamnidium spp. no se encontró, ni en ambiente ni en paredes de ninguna macrozona.

Se encontraron diferencias significativas entre recuento de mohos totales en ambiente de frigorífico y planta de proceso. Estos resultados concuerdan con el hecho que las empresas frigoríficas poseen cámaras de una dimensión mucho mayor a las cámaras frigoríficas de las Plantas de Proceso, por lo que los volúmenes de aire que circulan dentro son más altos. También, la diversidad y cantidad de productos almacenados en Frigoríficos es mayor.

Con estos resultados, los autores concluyeron que la contaminación por mohos en cámaras frigoríficas de productos hidrobiológicos del sur de Chile es baja, estando, en la mayoría de los casos, dentro del rango bueno y satisfactorio de la normativa sanitaria de frigoríficos para Rusia.

Revise el artículo aquí.

Publicado el 09/08/2017 a las 7:01 am

Noticias Relacionadas