Saltar al contenido principal

Prevén mejor rentabilidad para salmonicultura chilena y mayor acceso a créditos sustentables

Mario Rodríguez, Office Managing Partner de EY Patagonia y David Falcon, director de Sustentabilidad de Deloitte. Imagen: EY y Deloitte.
Mario Rodríguez, Office Managing Partner de EY Patagonia y David Falcon, director de Sustentabilidad de Deloitte. Imagen: EY y Deloitte.

Chile: Representantes de EY y Deloitte, revisaron el desempeño y tendencias de la industria salmonicultora chilena, en un contexto marcado por una posible recuperación del mercado en lo que resta del año. 

El 2019, la salmonicultura presentaba un ritmo estable de consolidación en materia de valor y volumen que se proyectaba para los años venideros. Sin embargo, el 2020, la pandemia causada por covid-19 alcanzó a todas las grandes industrias, impactando sus procesos y resultados, además de generar incertidumbres en materia de comercialización y mercado. 

Para este año, de acuerdo con la estimación de DataSalmon, se esperan cosechas de 760.164 toneladas de salmón Atlántico, la especie predominante en el cultivo de salmónidos a nivel nacional. Y, a pesar de las 6.772 toneladas de mortalidad de salmónidos registrada producto de las Floraciones Algales Nocivas (FAN), durante el primer trimestre del 2021 los volúmenes de cosecha fueron casi 10.000 toneladas mayores que los proyectados.

Sobre la rentabilidad al primer trimestre de las salmonicultoras que cotizan en la Bolsa de Valores de Chile, David Falcon, director de Sustentabilidad de Deloitte, comenta que la tendencia del primer trimestre debiese ser al alza si se compara con el trimestre anterior.

Por otro lado, considera que existe un gran número de empresas que no se encuentran listadas y que son jugadores relevantes en el mundo y a nivel nacional, que muestra también un gran espacio de crecimiento, inversión y capacidad de liderazgo para los desafíos que están abordando las empresas en este momento de covid-19.

En tanto, Mario Rodríguez, Office Managing Partner de EY Patagonia, infiere que el primer trimestre de este año, en términos de rentabilidades, va a seguir con la tendencia del cuatro trimestre del 2020, lo que esperaría estuviese marcado por un alto volumen de venta y un precio que de a poco comienza a repuntar, “pero aún no hay claridad si lo suficiente para que las compañías presenten un margen bruto o Ebitda positivo”.

La mayoría de las empresas del sector aprovecharon el 2020 para restructurar su estructura de financiamiento y generar la liquidez suficiente para enfrentar la crisis”. 

Mario Rodríguez, Office Managing Partner de EY Patagonia.

Consolidación de créditos verdes

El 2020, las compañías salmonicultoras a nivel mundial no detuvieron su ímpetu por alcanzar prácticas cada vez más sustentable. En Chile, Blumar y Ventisqueros recibieron los denominados “créditos verdes”, que implican una serie de compromisos en materia de sostenibilidad ambiental y social de las empresas con sus acreedores.

Y, a juicio de Nicolás Calderón, gerente senior de Sostenibilidad de EY, el sector salmonicultor ya ha levantado iniciativas y prácticas sustentables las cuales pueden ajustarse a los requisitos para poder acceder a este tipo de créditos.

“Con esto, se ve factible que puedan ser consolidados y que se transformen en una real alternativa de financiamiento para las compañías. El principal desafío es que puedan fortalecer el desarrollo de iniciativas con beneficios medioambientales y que el uso de los recursos sea monitoreado hasta obtener el objetivo final de la iniciativa”, especifica.

La ruta creciente de las empresas y del mercado financiero para desarrollar e invertir en negocios sostenibles es un hecho comprobado”. 

David Falcon, director de Sustentabilidad de Deloitte.

En tanto, Falcon está seguro que la industria puede acceder a muchos instrumentos de financiamiento en materia ESG que están disponibles.

“En industrias, como la salmonicultura, se podría esperar que los criterios de inversión ESG se transformen en un “desde” en un futuro cercano. Existen varias entidades que pueden apoyar al desarrollo sostenible de la industria salmonicultura en función de sus desafíos tanto ambientales como sociales, tanto en materia de innovación para una producción sostenible con menor riesgo ambiental y social”, dice el representante de Deloitte.

“Estas tendencias probablemente aceleren ciertas decisiones de inversión, en la que contribuyan a una producción local o más cerca de los centros de consumo y que a la vez se basen en criterios de economía circular, combate contra el cambio climático a través de la adaptación y mitigación, entre otros”, añade Falcon.

Para profundizar en este tema, lea el reportaje “Análisis del panorama financiero de la salmonicultura y nuevos instrumentos de inversión”, en la nueva edición de revista Salmonexpert. 

Lea también: