Saltar al contenido principal
El
El "Norwegian Gannet" trabajando para limpiar rápidamente las jaulas en el norte de Noruega. Foto: Hav Line.

Noruega: El “Norwegian Gannet” realizó la labor en solamente 21 horas, llevando la carga a su centro de distribución en Dinamarca.

El  barco de última generación “Norwegian Gannet”, retiró más de 1.000 toneladas de salmón con amenaza de algas en solamente 21 horas a fines de la semana pasada.

El barco se dirigió a Hirtshals, en Dinamarca, para entregar la carga a su centro de distribución. Sus operadores están apuntando a un cambio veloz para poder devolverse rápidamente a Noruega para la captura de más peces en el marco del bloom de algas.

Las floraciones de algas del género Chrysochromulina han creado grandes problemas para los productores de salmón en Troms y Nordland, según información del sitio asociado a Salmonexpert, Kyst.no

Pescado de alta calidad

Carl-Erik Arnesen, director ejecutivo de la empresa dueña del barco, Hav Line, dijo que el Norwegian Gannet llegó al centro de Jevik, que pertenece a Ballangen Sjøfarm. El centro está en la mitad occidental del Ofotfjorden, un fiordo muy afectado por la floración algal.

“En esta situación, no hay tiempo que perder, por lo que el barco comenzó a trabajar de inmediato. Extrajo y cosechó más de 1.000 toneladas de salmón en 21 horas, y el barco ya va de camino hacia el sur, a Hirtshals, para entregar la carga", contó Arnesen.

El jefe de Hav Line señaló que los peces que fueron cosechados son de la más alta calidad y que habían alcanzado el peso de la cosecha. Se estima que el valor de tal carga es de alrededor de NOK 60 millones (US$ 6,9 millones).

Arnesen enfatizó que Hav Line está trabajando velozmente para regresar rápidamente al norte de Noruega, y aseguró que la operación ha salido muy bien hasta ahora.

Un oficio polémico

El Norwegian Gannet ha causado controversia porque quita el trabajo de procesamiento a las comunidades costeras. El procesamiento del salmón cosechado se realiza a bordo y los peces se llevan directamente a Dinamarca para su distribución, en lugar de ser procesados ​​en tierra en Noruega.

El buque no pudo operar según lo planeado, porque el ministro de Pesca noruego, Harald T Nesvik, exigió que los llamados peces de producción, peces con heridas visibles, malformaciones y similares, se clasifiquen en Noruega. Recientemente, el gobierno otorgó al barco una exención temporal del requisito.

"Nos complace que el Ministro de Pesca parece dejar ahora que la razón prevalezca sobre la propaganda de miedo de nuestros competidores", expresó el presidente ejecutivo de Hav Line, Carl-Erik Arnesen.

Lea también: