Skip to main content

BID propone mejoras para Programas de Especialización Inteligente en Pesca y Acuicultura

José Miguel Benavente, jefe de competitividad e innovación del Banco Interamericano de Desarrollo, evaluó los Programas Estratégicos de Corfo y presentó oportunidades de mejora. Foto: Corfo.
José Miguel Benavente, jefe de competitividad e innovación del Banco Interamericano de Desarrollo, evaluó los Programas Estratégicos de Corfo y presentó oportunidades de mejora. Foto: Corfo.

Chile: Desde el mundo privado, Óscar Garay, gerente de Farming de Salmones Magallanes, afirmó que los PEEI de Corfo deben ser muy ajustados o cerrados “por el escaso valor que han aportado”, criticando su reposición “a pocos meses de terminar el actual Gobierno”.

En el año 2014, el Gobierno de Chile hizo pública la Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento. Como parte de esta política se pusieron en marcha los Programas Estratégicos de Especialización Inteligente (PEEI), “Transforma”, para mejorar la competitividad en ámbitos donde existe alto potencial de generación de valor o expansión, mediante un proceso de diálogo y coordinación público-privada.

El propósito de estas iniciativas financiadas por Corfo es lograr pasar de una economía basada en los recursos naturales a una fundamentada en el conocimiento, donde las actividades económicas como pesca y acuicultura sean capaces de producir nuevos bienes y servicios, favoreciendo el desarrollo industrial y la generación de polos de innovación y emprendimiento regionales.

Evaluación del BID

En el marco del seminario “Política de Transformación Productiva de Chile”, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) entregó su evaluación de este programa y considerando Pesca y Acuicultura, afirmó que se ha constituido en un espacio neutral de coordinación de actividades orientadas muchas veces a resolver obstáculos de corto plazo para el avance de dichos mercados nacionales. También como lugar de encuentro para acordar el accionar público-privado donde existan problemas de agencia.

Entre los aspectos positivos de este plan, de acuerdo con el BID, se encuentran la búsqueda explícita de ganar posición y valor internacional al asociar una explotación local sustentable, visibilizar la relevancia de la investigación orientada por misión y procurar solucionar algunos temas específicos como las pesquerías deterioradas por aporte compartido público-privado.

Mientras que como oportunidades de mejora en los PEEI están el tratamiento separado para Pesca y Acuicultura pues tienen distintas problemáticas y este plan trata de unificar objetivos y metas distintos. También se encuentran el considerar la importancia de empoderar a las agencias fiscalizadoras y generar un espacio para visibilizar cambios institucionales, regulatorios y legislativos con el fin de promover un perfeccionamiento de largo plazo.

Óscar Garay, gerente de Farming de Salmones Magallanes asistió al seminario “Política de Transformación Productiva de Chile”. Foto: Corfo.
Óscar Garay, gerente de Farming de Salmones Magallanes asistió al seminario “Política de Transformación Productiva de Chile”. Foto: Corfo.

Es que los programas de Pesca y Acuicultura, que originalmente operaban por separado, fueron fusionados en el actual Plan pese a que muchos actores discreparon con esta decisión, según el BID. Por lo mismo, entre sus recomendaciones, plantea revisar si este sistema de paraguas común y dos brazos sectoriales debe continuar así.

Y entre los resultados no esperados de los PEEI de Pesca y Acuicultura, existe una tensión sobre si la plataforma está para generar valor en base al mar o si se trata meramente de un ente mediador de conflictos regulatorios de suma cero.

Posición de privados

Uno de los asistentes al seminario “Política de Transformación Productiva de Chile”, Óscar Garay, quien es gerente de Farming de Salmones Magallanes y vicepresidente de los Productores de la región Austral, admitió a Salmonexpert que este programa “no cumplió con los desafíos, según el BID, y es insólito que se reponga a pocos meses de terminar el actual Gobierno”.

Garay argumentó que “a mí entender, este programa adolece de grandes problemas. Uno, mezcla pesca con acuicultura, que son actividades totalmente distintas. Dos, dificultades en la coordinación público-privada. Tres, que necesita ser muy ajustado o derechamente cerrado por el escaso valor que ha aportado”.