Saltar al contenido principal
Muestras de branquias y corazón positivas (b, c) y negativas (d, e) a ISAV de los peces del estudio. Fuente: Chioma Weliy col., 2021.
Muestras de branquias y corazón positivas (b, c) y negativas (d, e) a ISAV de los peces del estudio. Fuente: Chioma Weliy col., 2021.

Noruega: Científicos noruegos desarrollaron un protocolo para la detección molecular y cuantificación del virus en muestras de agua de mar que permitiría implementar estrategias preventivas.

Dado que el virus ISA se transmite de manera horizontal entre los peces, la detección del virus directamente en el agua podría ser un enfoque alternativo a los métodos de vigilancia tradicionales basados ​​en el muestreo de animales clínicamente sanos o enfermos.

De ser posible, esta técnica permitiría la detección temprana de un brote, facilitaría la vigilancia del virus e incluso la implementación de medidas de control tempranas.

Bajo esta premisa es que científicos del Instituto Veterinario Noruego desarrollaron un protocolo de “PCR digital” (RT-ddPCR) específicamente para la detección molecular y cuantificación del virus en muestras de agua de mar.

La técnica se desarrolló en base a un estudio de desafío experimental mediante baño con concentraciones altas y bajas de ISAV agregadas directamente en el agua de estanques.

Los investigadores tomaron muestras de agua y de tejido de los peces a distintos tiempos durante los 36 días que duró el experimento.

Herramienta preventiva

Así, los expertos confirmaron la transmisión del virus y la enfermedad entre los peces por la alta mortalidad, signos clínicos y la detección del ARN viral en las muestras tanto de tejido como de agua.

“Dado que, las muestras ambientales a menudo contienen inhibidores, el ARN de ISAV de las muestras de agua de mar se analizó mediante RT-ddPCR. Varios estudios han demostrado que esta técnica es superior al RT-qPCR en términos de sensibilidad, especificidad y precisión, así como reproducibilidad. En este estudio, demostramos que el ISAV puede ser detectado en agua de mar”, expusieron los científicos.

En cuanto a las cargas virales, los autores detectaron niveles más altos de ARN de ISAV en las muestras de agua de mar, branquias y tejido cardíaco de los peces expuestos a dosis altas en comparación con los peces expuestos a dosis bajas.

Por otro lado, la diseminación viral en el agua de mar se detectó por primera vez dos días después de la exposición y alcanzó su punto máximo el día 11, un día antes de que comenzara la mortalidad en los peces desafiados con dosis altas de ISAV, lo que según los expertos demuestra que se produce un gran evento de diseminación viral antes del comienzo de las mortalidades.

“El desarrollo de un método confiable para la detección del SAV en el agua de mar puede constituir una clave para la implementación de estrategias preventivas para el control de enfermedades, como la vigilancia, así como para evaluar el impacto de la dinámica de la enfermedad, incluido el riesgo de transmisión del virus a través del agua dentro y entre centros”, concluyeron los científicos noruegos.

Lea el estudio completo titulado “Infectious Salmon Anemia Virus Shedding from Infected Atlantic Salmon (Salmo salar L.)—Application of a Droplet Digital PCR Assay for Virus Quantification in Seawater”, aquí.

Lea también: