Saltar al contenido principal

El proyecto de Economía Circular que reutiliza boyas salmonicultoras para uso comunitario

Beneficiarias del proyecto pertenecen a las comunas de Chonchi y Chaitén. Foto: FUE.
Beneficiarias del proyecto pertenecen a las comunas de Chonchi y Chaitén. Foto: FUE.

Chile: FUE junto a Salmones Camanchaca han entregado a comunidades de la región de Los Lagos, vermicomposteras hechas con plástico reutilizado, capacitándoles también en su uso.

La iniciativa llevada adelante por FUE, Fomento Upcycling Empresarial, #Boyacompostar es un proyecto de economía circular que transforma boyas y planzas de la industria acuícola en desuso.

Esto, con el objetivo de posteriormente transformarlas en vermicomposteras que les permitirán a familias de sectores apartados de la región de los Lagos reducir su basura domiciliaria y transformar sus desechos orgánicos en un fertilizante natural o "humus".

Cabe destacar que FUE es un emprendimiento social de Nodo Chile, consultora en sostenibilidad que trabaja con empresas en el sur de Chile.

El programa, de acuerdo con María Elena Ramdohr, gerenta del emprendimiento, “tiene un foco social/comunitario importante, donde se busca que los beneficiarios adopten conductas ambientales en su día a día y tomen conciencia de la generación de residuos”.

Una de las salmonicultoras que se ha unido a la iniciativa es Salmones Camanchaca, con un proyecto en particular para el cual se elaboraron 32 vermicomposteras, las cuales fueron entregadas a 15 familias en la localidad de Terao, en Chonchi, isla de Chiloé; dos vermicomposteras para el centro Pilpilehue de Salmones Camanchaca y también a 15 familias en la Península de Huequi, en Chaitén.

Comunidad beneficiada ya está utilizando el sistema de vermicompostaje en sus huertos y jardines. Foto: FUE
Comunidad beneficiada ya está utilizando el sistema de vermicompostaje en sus huertos y jardines. Foto: FUE

Trabajo comunitario

Ramdohr detalla que #Boyacompostar consta de un proceso de acompañamiento que se realiza de manera virtual y presencial: “Este proceso comienza con un taller de vermicompostaje inicial, donde se enseña a utilizar la vermicompostera, luego continúa con un acompañamiento virtual vía reuniones y chat, sumado a una visita presencial a las casas de los beneficiarios para analizar el estado de la vermicompostera y resolver dudas”.

Luego, una vez ya cumplido los cuatro meses de uso, se realiza un taller final donde se cosecha junto a la comunidad el humus.

Este proyecto junto a Salmones Camanchaca actualmente sigue en ejecución, pero está por finalizar en la localidad de Terao. Respecto a cómo ha recibido la comunidad esta iniciativa, la gerente de Fue comentó que “ya han utilizado el humus y el lixiviado (humus líquido que sale de la vermicompostera) en sus huertas y jardines, y han visto cómo ha mejorado la calidad y cantidad de sus cultivos. En el contexto de las comunidades beneficiadas esto es muy relevante, ya que muchas viven del autosustento de sus huertas e invernaderos”.

Lea también: