Skip to main content

Grupo Nissui más que triplica sus utilidades salmonicultoras en Chile

Chile: El holding japonés obtuvo ganancias por US$ 58 millones en el país durante el año fiscal 2017, a través de su filial, Salmones Antártica. 

El mejor funcionamiento biológico y financiero del mercado salmonicultor chileno está favoreciendo fuertemente al grupo de capitales japoneses Nissui, al igual que a sus pares del sector nacional, que están planificando con miras de largo plazo después de varios años sin hacerlo.

En su Informe del año fiscal 2017, que va desde el 1 de abril de dicho ejercicio hasta el 31 de marzo de 2018, la filial del conglomerado nipón, Salmones Antártica, anotó utilidades por 6.400 millones de yenes, esto es, más de US$ 58 millones. En igual período de 2016, los números azules habían computado 1.900 millones de yenes, que representan sobre los US$ 17 millones.

Por tanto, Nissui más que triplicó sus ganancias en Chile, si se comparan ambos períodos, lo que demuestra el buen momento que atraviesa el negocio salmonicultor local. Específicamente, según el reporte del grupo japonés, esto se ha dado por el aumento de los precios de venta y el positivo rendimiento ambiental y sanitario del sector nacional.

Asimismo, el conglomerado nipón señaló en su informe del año fiscal 2017 que se espera que cada uno de los segmentos de negocios tradicionales de Nissui se expandan en ventas, pero este avance no podrá cubrir la reducción de ingresos en las empresas que posee en América del Sur, donde se encuentra Salmones Antártica.

De hecho, el holding japonés expuso que su filial salmonicultora en Chile ha experimentado una disminución en su volumen de ventas, a causa de las nuevas regulaciones que impiden que ocurran sobreproducciones como las del pasado, y también una baja en los precios, frente a los valores históricos que se registraron en la primera parte del 2017 que superaron los US$ 6,5 por libra.

En términos generales, los ingresos de Nissui crecieron un 7% interanual y el beneficio atribuible a los propietarios del conglomerado aumentó un 21% computando un récord. Principalmente esto último, impulsado por el boyante escenario por el que se mueve la salmonicultora chilena.

Con el objetivo de convertirse en un fabricante que crea valor mediante el aprovechamiento de tecnologías únicas, el grupo nipón, en tanto, aseguró que busca “ayudar a las personas de todo el mundo a mantenerse saludables a través de la utilización de recursos marinos sostenibles”.

En nuestro país, el holding trabaja también con la pesquera Emdepes y desde tierras chilenas, se manejan los negocios del conglomerado en Sudamérica, posicionados en Perú y Brasil. En el pasado, tuvo un alto interés de comprar salmonicultoras que operan a nivel local, como Invermar, que finalmente fue adquirida por la familia Izquierdo Menéndez a los hermanos Montanari.