Skip to main content

“La nueva regulación no afecta las expectativas de crecimiento de la industria”

Eduardo Riquelme, subsecretario de Pesca y Acuicultura. Foto: Subpesca.
Eduardo Riquelme, subsecretario de Pesca y Acuicultura. Foto: Subpesca.

Chile: El subsecretario de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme, afirmó a Salmonexpert que los cambios normativos aplicados en Chile no difieren sustancialmente de lo exigido Noruega.

En el marco de la reciente Feria Aquasur se desarrollaron sucesivas reuniones entre representantes de gobiernos extranjeros y autoridades nacionales. En uno de esos encuentros participaron el viceministro de Comercio, Industria y Pesca de Noruega, Roy Angelvik, y el subsecretario de Pesca y Acuicultura, Eduardo Riquelme.

Al respecto, el subsecretario Riquelme contó a Salmonexpert que “el viceministro noruego valoró positivamente las nuevas regulaciones que estamos estableciendo, particularmente por su carácter más estricto para prevenir problemas sanitarios. Esto nos satisface enormemente porque es inédito que un país que ha sido un referente en materia de acuicultura para Chile hoy no sólo reconozca, sino que destaque los diferentes avances que estamos teniendo en materia de normativa para la sustentabilidad”.

Históricamente, según la autoridad sectorial, la regulación noruega ha sido más estricta que la nacional en materia ambiental y sanitaria, “y a ella han estado sometidas varias empresas que también tienen sus operaciones en Chile. Lo indicado por el viceministro noruego coincide con la opinión del analista del DNB Bank, Dag Sletmo, quien evaluó positivamente la nueva regulación sobre densidad de cultivo y porcentaje de reducción de siembra. En una de esas entrevistas (Salmonexpert), Sletmo planteó que se ha visto una y otra vez a lo largo del tiempo, y en diferentes países, que una densidad de biomasa demasiado alta o un crecimiento demasiado rápido conduce a problemas biológicos. Y que la nueva regulación chilena permite una mayor estabilidad”.

“Esto confirma que, pese a la oposición de parte de la industria a la nueva regulación de la densidad de cultivo, vamos por el camino correcto y como autoridad mantendremos nuestro objetivo de asegurar la sustentabilidad de la industria en el mediano y largo plazo”, afirmó Riquelme. 

La industria puede estar tranquila puesto que la nueva regulación no afecta sus expectativas de crecimiento, sino que, por el contrario, adopta los resguardos necesarios para que el crecimiento de producción se produzca en un contexto de buen comportamiento ambiental y sanitario, cuestión que por lo demás no difiere sustancialmente de lo que históricamente ha exigido Noruega a quienes operan en su territorio”

Eduardo Riquelme.

PRS en detalle

A inicios de octubre de este año, Subpesca propuso ajustes en los requisitos de ingreso y mantención en el Plan de Reducción de Siembra (PRS), dejando de considerar el factor mortalidad, permitiendo además crecimientos de hasta 12% en la producción a empresas que no usen antibióticos, lo que se suma a los recientes cambios a la medida de Densidades que creó el nivel de Bioseguridad Baja 4, que es el más bajo y obliga a operar a 4 kilos por metro cúbico, donde frente a esto último varias compañías se opusieron con distintos recursos presentados ante la autoridad.

El subsecretario Eduardo Riquelme, en reunión con el viceministro de Comercio, Industria y Pesca de Noruega, Roy Angelvik. Foto: Subpesca.
El subsecretario Eduardo Riquelme, en reunión con el viceministro de Comercio, Industria y Pesca de Noruega, Roy Angelvik. Foto: Subpesca.

“Estas medidas apuntan a la salvaguarda de aspectos sanitarios de la actividad, que en distintos momentos se ha visto afectada por brotes de enfermedades. El hacinamiento favorece el contagio, por lo que el servicio ha tomado medidas para moderar la cantidad de ejemplares que las empresas ponen dentro de las jaulas”, aseguraron desde la entidad reguladora.

Actualmente, la medida de PRS es una medida alternativa y posible solamente para empresas que tengan un promedio de pérdidas de 20%. Sin embargo, desde Subpesca apuntaron que “como parte de la revisión que hemos realizado de su implementación, identificamos que esto es una limitación innecesaria y, por tanto, vemos posible permitir que compañías que tengan un mayor nivel de mortalidades puedan optar este mecanismo”.

Lo importante en esto, subrayó la autoridad sectorial, “es que nuestra máxima sanitaria en ningún caso ha perdido el foco ni se ha desvirtuado, por cuanto si bien se permitirá que cualquier empresa pueda optar por el PRS, aquellas compañías que tengan mayores pérdidas van a tener que reducir sus siembras en un porcentaje mayor respecto de las que presenten mortalidades menores y para mantenerse en el tiempo y crecer en producción, será siempre un requisito para todos tener un buen desempeño, pues en caso de que esto no suceda, deberán bajar nuevamente producción”.

Lea también:

En tanto, desde la cartera de Gobierno manifestaron que “estamos convencidos que la regulación puede contribuir a la disminución de uso de antibióticos en la medida que se incorporen los incentivos correctos para que ello suceda. De esta forma, este indicador se sumará a los que hoy existen para el PRS, pérdidas y baños contra Caligus, de tal forma que las alternativas de crecimiento estarán condicionadas a los resultados que tengan las empresas para estos tres ítems sanitarios”.

Es que Chile, a diferencia de Noruega, “sufre los embates de una enfermedad bacteriana de muy difícil control y es la que explica el uso de antibióticos por parte de la industria nacional. Este es un tema que para ser abordado en su completitud requiere tomar acciones en distintas aristas, como es el conocimiento de SRS y la búsqueda de nuevas vacunas para la prevención de la misma y nuevas alternativas farmacológicas para su control, entre las más importantes”, comentaron desde la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura.

Lea también: