Saltar al contenido principal
Marta Oyarzo, presidenta Coordinadora Nacional de la Industria Salmonera y Ramas Afines. Foto: Cedida.
Marta Oyarzo, presidenta Coordinadora Nacional de la Industria Salmonera y Ramas Afines. Foto: Cedida.

Chile: Tras los dichos del Convencional Mario Vargas, la Coordinadora está gestionando una reunión con él, para plantearle las reales necesidades frente al trabajo que realizan todos los días en la industria. 

“Una vez más nos enfrentamos a situaciones y posturas que, como trabajadores de la industria del salmón, rechazamos. El discurso que emitió el Convencional Mario Vargas en la sesión del pasado 11 de marzo, mediante una plataforma oficial como es la Convención y que es vista a lo largo de todo Chile, nos parece lamentable”, expuso Marta Oyarzo, presidenta de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Industria del Salmón y Ramas Afines, en conversación con Salmonexpert.

A su juicio, el Convencional habla sobre una industria que tiene sufriendo a la gente que trabaja en ella y que es la desgracia de los que ha sucedido en las regiones del sur del país.

“Yo hablo en representación de 15 mil trabajadores que pertenecen a nuestro gremio y de muchos otros dirigentes más. Mario Vargas habla desde una postura política y desde esa postura hace un juicio de un área que no conoce. Él habla con mucha propiedad de ‘mi Región de Los Lagos’, pero se equivoca en su discurso, pues vive en un sector de la Provincia de Osorno donde no existe mar y donde no hay actividad acuícola o pesquera”, precisó Oyarzo.

Según la dirigente, es entendible que desde su postura política emita esas declaraciones, “pero los ciudadanos no queremos que eso ocurra con la Convención. No queremos que algo tan importante como una nueva Constitución para el país sea basada en pensamientos políticos de un sector u otro, sino que se construya en base al pensamiento y la realidad de todo el territorio, incluyendo a toda la gente y no excluir a un sector porque no es de mi agrado”.

De acuerdo con lo conversado, la presidenta de la Coordinadora declaró que como gremio se han reunido con muchos convencionales y han percibido una división de posturas políticas, más que una postura de consenso para llegar a acuerdos.

“Yo llevo más de 20 años trabajando en la industria del salmón y ningún político puede decirme que la salmonicultura ha sido la desgracia para las personas que vivimos en el sur de Chile. Si bien la industria tiene sus errores y aspectos en los cuales mejorar, por otra parte ha generado miles de oportunidades laborales para las distintas personas, desarrollando espacios para crecer personal y laboralmente, donde el Gobierno no se ha preocupado”, enfatizó la dirigente.

A través de gestiones, Marta Oyarzo declara que se le solicitó una reunión con el Convencional Mario Vargas. “Queremos tener una conversación franca y honesta con él. Esa es nuestra postura. Es muy importante que sepa, de primera fuente, nuestra postura y que conozca cual ha sido el trabajo y desarrollo de la dirigencia sindical en la industria salmonicultora y cómo hemos sido capaces, no solo de ser un aporte en la mejora de este sector productivo, sino que de generar los espacios para el desarrollo de los trabajadores. Se han logrado grandes acuerdos, siempre con el foco el bienestar de la gente”.

Agregó que lamenta que los Convencionales creen que sólo ellos tienen la verdad por delante, “pero no es así. La verdad se debe construir y elaborar entre todos. Por eso es muy importante que nos sentemos a dialogar, para juzgar, analizar y zanjar las diferencias”.

Caducidad de concesiones

Con respecto al proyecto de Ley que busca excluir el cultivo de especies hidrobiológicas exóticas en áreas protegidas, ingresado a la Cámara de Diputados en noviembre de 2021 y con una última discusión en Comisión de Pesca y Acuicultura de la Cámara Baja en enero pasado, la presidenta de la coordinadora es muy crítica.

“Hemos hecho todos los esfuerzos por llegar a la Comisión y que se nos de audiencia para ser escuchados. Sin embargo, esto no ha sido posible. Desde el año pasado que ingresamos la solicitud de petición para exponer y aun no tenemos respuesta. Por ello, nuevamente estamos buscando la instancia, contactándonos con la presidenta de la Comisión, la Diputada María Candelaria Acevedo, pero los resultados no han sido positivos”, aclaró la dirigente.

Para Marta Oyarzo, es lamentable que una Comisión tan importante, que define los destinos laborales de los trabajadores y la industria, no considere a quienes podrían verse más afectados si es que la salmonicultura disminuyera su capacidad productiva.

“Tenemos conocimiento de que las ONG y las organizaciones ambientalistas sí son escuchadas. Es contradictorio, ya que estas organizaciones solo se manifiestan en contra de la actividad salmonicultora, quieren que la industria desaparezca. Además, no generan empleo y no proponen nada concreto para que la industria se sustente en el tiempo. Por ello, consideramos que es necesario que las autoridades escuchen a todas las partes involucradas y en base a eso, tomar decisiones”, acotó Oyarzo.

Lea también: