Skip to main content

Lanzan estándar europeo para el fraude alimentario

Petter Olsen, de Nofima, ha creado una norma europea que define muchos de los términos y conceptos en inglés utilizados en relación con el fraude alimentario. Foto: Nofima.
Petter Olsen, de Nofima, ha creado una norma europea que define muchos de los términos y conceptos en inglés utilizados en relación con el fraude alimentario. Foto: Nofima.

Noruega: Nofima logró que todas las definiciones ligadas a fraude alimentario en Europa estén interconectadas y sean mutuamente coherentes, para su correcta aplicación.

El fraude alimentario es un tema de gran alcance, según Nofima. “Puede implicar cualquier cosa, desde la afirmación de que un producto alimenticio es algo distinto de lo que realmente dice ser, hasta la exclusión de información sobre los ingredientes utilizados. Pero, ¿cómo se define el término “fraude alimentario”? ¿Y qué hay de los términos secundarios como "etiquetado incorrecto" o "adulteración"?”. 

Junto con expertos de varios países europeos, Petter Olsen, de Nofima, ha creado una norma europea que define muchos de los términos y conceptos en inglés utilizados en relación con el fraude alimentario. Las palabras se colocan en un sistema jerárquico que facilita la comprensión de cómo se relacionan entre sí.

“Por ejemplo, si uno define leyes y regulaciones que se refieren a la manipulación o adulteración de los alimentos, es importante que todos comprendan la diferencia entre estos dos términos. Lo mismo se aplica al desarrollar estadísticas, crear informes o escribir publicaciones científicas", señala Olsen. 

Olsen coordinó los esfuerzos de estandarización como parte de los proyectos financiados por la UE "Authent-Net" y "FoodIntegrity". La norma fue publicada en enero de 2019 por Standard Norway, y también está siendo distribuida por varios otros organismos nacionales de normalización en Europa. El nombre completo de la norma es CWA 17369: 2019 - “Autenticidad y fraude en la cadena de alimentos y alimentos: conceptos, términos y definiciones”.

"Hemos creado un estándar europeo común en el que todas las definiciones están interconectadas y son mutuamente coherentes", afirma Olsen, agregando que existía una gran necesidad al respecto que es suplida con esta iniciativa.

“Los términos relacionados con el fraude alimentario a menudo se usan indistintamente aunque signifiquen cosas totalmente diferentes. Esto puede llevar a confusión y malentendidos, especialmente a través de las fronteras ”, indica el representante de Nofima. 

El fraude alimentario es un problema mundial. En los últimos años, muchos países han comprometido recursos considerables para combatir el problema."Está claro que este estándar será significativo, especialmente cuando se trata de investigación y legislación", recalca el experto.