Skip to main content

PRV: ADL presenta clasificación “más simple y práctica” para nuevas variantes del virus

Imagen referencial de salmónido afectado por HSMI. Foto: ADL Diagnostic Chile.
Imagen referencial de salmónido afectado por HSMI. Foto: ADL Diagnostic Chile.

Chile: Desde ADL Diagnostic Chile recomendaron adoptar la nomenclatura propuesta por Dhamotharan y col (2018).

Mediante un comunicado de prensa, ADL Diagnostic Chile, informó que buscan simplificar la nomenclatura en Chile respecto de Piscine Orthoreovirus (PRV), “dada la creciente confusión que se ha generado con el uso de distintos nombres para cada una de las variantes, las cuales afectan a distintas especies y cuya signología es similar, pero con algunas variaciones importantes de considerar”. 

Tipos

Desde la primera descripción de PRV hace ocho años atrás, se ha logrado identificar a la fecha tres tipos distintos de PRV (Figura 1): PRV-1, PRV-2 y PRV-3 (Dhamotharan y col. 2018).

“El primer tipo corresponde a PRV-1 o PRV clásico, descrito por primera vez el año 2010 por Palacios y col. en Noruega, el cual ha sido asociado a la Enfermedad Inflamatoria del Músculo Cardíaco y Esquéletico (HSMI) en salmón Atlantico; pero igualmente detectado a la fecha en salmón coho, trucha arcoíris y salmón Chinook en Chile, Islandia, Canada y Estados Unidos. En Chile, fue detectado por primera vez el 2011 (Bustos y col). A la fecha, se ha reportado cuadro clínico y mortalidad por PRV-1 en salmón del Atlántico en mar y agua dulce, así como en salmón coho en mar”, detallaron desde ADL Diagnostic Chile.

En tanto, de acuerdo con la empresa, en el año 2016, Takano y col. lograron identificar PRV-2 como “el más probable causante del Síndrome de Cuerpos de Inclusión Eritrocitarios (EIBS) en salmón coho en Japón, que a diferencia de los otros dos tipos de PRV, PRV-2 no se ha asociado a la fecha a cuadros de HSMI o tipo HSMI propiamente tal, aunque igualmente genera trastornos inflamatorios en corazón, pero además ictericia y anemia; estos últimos síntomas no se presentan en los cuadros de HSMI”. 

Finalmente, PRV-3 fue descrito el año 2015 por Olesen y colaboradores, causando una enfermedad similar a HSMI en trucha arcoíris en agua dulce en Noruega.

“En Chile, el PRV-3 fue detectado en salmon coho (Godoy et al 2016) y trucha arcoíris (Cartagena et al, 2018), aún cuando en ambos casos no fue precisamente definido como PRV-3 sino con otras denominaciones de subtipos. Luego, ADL Diagnostic Chile, a través de un proyecto de investigación recientemente finalizado y financiado por Sernapesca, reportó PRV-3 en salmón coho en mar, en distintos centros de cultivo, evidenciándose una amplia distribución geográfica (Bohle et al, 2018, in prensa); este estudio es el primero que reporta la secuencia completa del genoma (10 segmentos) de PRV-3 en salmón coho, la cual permitirá comparar a nivel de genoma completo y determinar de manera más robusta las relaciones filogenéticas entre las distintas variantes, relación que se estudia convencionalmente con la comparación de segmentos S1”, expresaron.

Figura 1:
Figura 1: "Simple y práctica clasificación de los 3 tipos distintos de PRV descritos a la fecha" (Harry et al, 2018 in press; ADL Diagnostic Chile SpA).

Análisis

Los recientes estudios llevados a cabo por ADL indican que el análisis bioinformatico comparativo de los 10 segmentos que componen el genoma de estos tres tipos de PRV (PRV-1, PRV-2 y PRV-3) muestran porcentajes de identidad nucleotídica promedio desde 61,0% a 88,4% y aminoacídica desde 58,9% a 96,7%; bastante dispares según segmento, filogenéticamente agrupándose en tres clusters o grupos (Figura 1) al comparar cada segmento del genoma de cada tipo de PRV.

“Los estudios indican que estas diferencias nucleotídicas presentes a lo largo de cada segmento y en todo el genoma entre los tipos de PRV, se logran evidenciar en el diagnóstico por PCR. Es decir, los PCRs diseñados originalmente para PRV-1 (Palacios y col., 2010) son selectivos, dando positivos sólo a PRV-1 y no a PVR-2 ni PRV-3. Los PCRs diseñados por Takano y col. (2016) sólo dan positivos para PRV-2, y no a PVR-1 ni PRV-3. Por último, el PCR diseñado por Olesen  para PRV-3 solo presenta positividad para este virus y no para el resto. Esta selectividad de las técnicas publicadas en la literatura genera una problemática para el diagnóstico de PRV. Por esta razón, en ADL se han diseñado métodos de PCR específicos para cada versión del virus (PRV 1, 2 y 3), aunque a la fecha sólo se ha descrito en Chile PRV-1 y PRV-3”, agregaron.

Desde el laboratorio explicaron que, “en resumen, y considerando desde ya que cada estudio y publicación genera nuevos conocimientos, pretendemos informar, aclarar y simplificar la nomenclatura en Chile respecto de PRV, dada la creciente confusión que se ha estado generando con el uso de distintos nombres para las distintas variantes que han aparecido, las que afectan a distintas especies y cuya signología es similar, respetando algunas diferencias”.

Recomendaciones

Desde ADL Diagnostic Chile recomendaron adoptar la nomenclatura propuesta por Dhamotharan y col (2018), “la que hemos como ADL querido mostrar de manera más gráfica (Figura 1), ya que en Chile a la fecha se han descrito PRV-1 en salmón Atlántico, salmón coho y trucha, así como PRV-3 en salmón coho y truchas; ambas variantes generan HSMI o un cuadro tipo HSMI. No se ha descrito a la fecha PRV-3 en salares, pero dada su estrecha relación en cultivo con las otras dos especies, probablemente sólo sea cuestión de tiempo”. 

“En consecuencia, se hace necesario establecer una estrategia de diagnóstico diferencial de HSMI o cuadros tipo HSMI entre las 3 especies de salmonídeos cultivados en Chile, pero usando los métodos de PCRs dirigidos contra PRV-1 y PRV-3, utilizando de manera complementaria el análisis histopatólogico”, especificaron. 

Finalmente, desde el laboratorio destacaron que, “es importante consignar que, no hace mucho, sólo hablábamos de una alta prevalencia de PRV-1 en salares causando algunos brotes de HSMI. Hoy, debemos asumir que se agrega a esta lista los cohos y truchas que también pueden experimentar brotes de HSMI por otras variantes genómicas de PRV, agregando además nuevos signos clínicos y ampliando la cobertura de especie y ambiente (mar, agua dulce), lo que evidentemente agrega nuevos desafíos a una industria que inteligentemente ha sabido abordar los problemas sanitarios en los últimos años”. 

Lea también: