Desmienten reportaje de Greenpeace sobre industria salmonicultora

Chile: Consultados dirigentes de la pesca artesanal, comunidades Kawésqar y representantes gremiales y del mundo científico, desmitificaron los datos expuestos por la ONG.

Publicado

Diversos actores de la región, entre los que también figuran representantes del turismo, expertos y científicos, respondieron a los argumentos expuestos por el documental de Greenpeace “Por Aquí No” en contra de la industria salmonicultora.

Hace unos meses Greenpeace estrenó un documental que critica fuertemente a la salmonicultura en Magallanes. Esta pieza audiovisual, llamada “Por Aquí No”, buscó motivar a las personas para que se sumaran a la campaña “No más salmoneras” y, en ese contexto, muestra el viaje de los actores Benjamín Vicuña y Carolina Arregui a la Patagonia chilena y a la Reserva Nacional Kawésqar.

A raíz de esto, en Somos Magallánicos, iniciativa de la Asociación de Salmonicultores de Magallanes, analizar cada uno de los dichos y datos expuestos, y para eso fueron a preguntar directamente a los magallánicos y sus representantes qué opinaban del documental.

Así, consultaron a distintos dirigentes de la pesca artesanal, comunidades Kawésqar y diversos representantes gremiales y del mundo científico, “quienes desmintieron y desmitificaron los datos expuestos por la ONG, contrastando diversos argumentos”, afirmaron.

Por ejemplo, el documental plantea que la salmonicultura estaría afectando negativamente el patrimonio cultural Kawésqar, sin embargo, diversos dirigentes negaron esto.

De hecho, sobre la relación de las comunidades locales y pueblos originarios con la salmonicultura, Lucía Uribe Caro, presidenta de la comunidad Kawésqar Keskial de Puerto Natales, aclaró que “se dicen muchas mentiras sobre la industria”. Y puntualizó: “No la veo como una amenaza, la veo como una oportunidad”.

Desde el mundo de la pesca artesanal también enfrentaron lo expuesto por el documental. Jaime Cosme, pescador artesanal y director Caleta Barranco Amarillo, señaló que “invitaría a Greenpeace a embarcarse en las naves de la pesca artesanal y ver cómo funciona. No sé de dónde sacan tanta información falsa. Los invito a que vengan a Magallanes, a navegar y a pescar con nosotros”.

Por otro lado, Juan Carlos Tonko, presidente de la comunidad indígena residente en Puerto Edén, se refirió a las acciones que realizan las ONG y manifestó que “carece de sentido cuando estas organizaciones que vienen de afuera, que prácticamente no las conocemos y no sabemos cuáles son sus objetivos, en términos de protección o de conservación vienen con un concepto que está muy lejano a lo que corresponde al quehacer diario de nuestra cultura, eso no nos sirve”.

En el ámbito del impacto marino, el documental también expone diversas teorías. Por ejemplo, indica que las fecas de los salmones favorecen la proliferación de la marea roja. “En Magallanes, donde partieron las mareas rojas en 1972, papers publicados por Leonardo Guzmán, dicen que no existía ninguna salmonera”, aseguró Alejandro Clément, biólogo marino y gerente de Plancton Andino. “Vincular la marea roja con la industria del salmón es levantar una fake news, y no entender el problema. El gobierno de Michelle Bachelet convocó a distintos científicos de diversas universidades y generaron un informe público. Dijeron que no había ningún vínculo entre marea roja y salmonicultura”.