Fernando Paredes, director de Austral Angels y gerente de Consultoría de Dadneo. Foto: Austral Angels.
Fernando Paredes, director de Austral Angels y gerente de Consultoría de Dadneo. Foto: Austral Angels.

La inversión ángel para las industrias

*Columna de opinión para Salmonexpert de Fernando Paredes, director de Austral Angels y gerente de Consultoría de Dadneo.

Los avances en distintas áreas del conocimiento y la irrupción de la era digital trajo consigo la proliferación de emprendimientos de base tecnológica y científica con alto potencial de escalamiento.

Esto es lo que se conoce como startups y tienen por característica fundamental que tienen una capacidad de crecimiento a gran escala, en poco tiempo y sin que ello implique grandes inversiones en activos físicos ni gastos de operación de similar escala. El sur de Chile no se ha quedado atrás.

Tenemos casos de startups en distintas industrias y con distintas propuestas, incluyendo la salmonicultura, como son los casos de Capta Hydro y Preemar, por nombrar algunos.

Siguiendo esta misma línea, y al igual que en todo tipo de negocio, se requiere capital para poder desarrollar y entrar al mercado con los distintos servicios y propuestas de valor. Al principio, son generalmente financiados por los propios fundadores, pero rara vez es suficiente para alcanzar a tener números azules y lograr crecer y consolidarse en sus respectivos mercados. 

Acá es donde aparece el Capital de Riesgo y sus principales actores: Inversionistas Ángeles, Fondos de Venture Capital y Corporate Venture Capital. 

Los Inversionistas Ángeles son personas con capacidad de invertir y con experiencia en algún área en particular, que cree en los proyectos y en lo que están desarrollando, y generalmente también aportan “las canas” que los emprendedores muchas veces no tienen: directorios, contactos, experiencia. Esto se conoce como Smart Monety.

Tener acceso a Inversionistas Ángeles es un elemento clave para el desarrollo de un ecosistema emprendedor, y también un interesante tipo de inversión que se caracteriza por ser de alto riesgo, pero con altísimos retornos esperados. Es un tipo de inversión que no paga dividendos ni reparte utilidades, sino que la apuesta es a adquirir una participación en el negocio a la espera de vender dicha participación en dos o tres rondas futuras, con retornos esperados altamente atractivos. 

Buscando cubrir este flanco es que nace Austral Angels, la primera red de inversionistas ángeles del Sur de Chile, cuyo objetivo es convertirse en un músculo que reúna personas y empresas que están dispuestas a invertir en startups en etapas tempranas, y así aumentar la probabilidad de supervivencia de éstas y, por consiguiente, el desarrollo del sur en su conjunto. 

Para aportar al objetivo trazado es que también hemos estado fuertemente formando futuros inversionistas y startups, esfuerzos que continuarán durante el 2022 para posicionar esta puerta a potenciales inversionistas

Es importante tener en cuenta que una de las industrias que más crecimiento tiene en los últimos tres años es la salmonicultura. De hecho, se espera que para este 2022 tenga un crecimiento de un 8,8%. De acuerdo con  datos del Consejo del Salmón, los envíos de salmones y truchas alcanzaron los US$5,18 mil millones en 2021 -con un crecimiento de 18,2% con respecto al año anterior. 

Poniendo los ojos en el largo plazo y en cómo mantener una posición de ventaja en la industria, es que se hace fundamental la colaboración entre las empresas del rubro y startups y tecnologías que pueden ayudar al sector a mejorar su productividad, participar en nuevos nichos de negocio o incluso industrias, y complejizar la economía alrededor de una industria que crece a pasos agigantados a nivel global.