Grün fue uno de los emprendimientos ganadores del programa
Grün fue uno de los emprendimientos ganadores del programa "Sur Emprende". Foto: Grün.

Proyecto salmonicultor logra impulsar con éxito a 20 emprendimientos locales

Chile: Programa del Consejo del Salmón y la fundación Simón de Cirene impulsó 20 iniciativas, con foco en sustentabilidad, donde el 77% de estos emprendimientos son liderados por mujeres. 

Publicado

A fines del año pasado, dentro del Consejo del Salmón surgió la inquietud de cómo apoyar el emprendimiento y viralizar las economías locales. Es así como nació el programa “Sur Emprende”, cuyo objetivo fue apoyar emprendimientos sociales que atendieran las necesidades de las comunas.

“En conjunto con Simón de Cirene, fundación especializada en emprendimiento social, la primera labor fue hacer un diagnóstico, qué tipo de emprendimientos había, qué contactos debían hacerse y cómo podíamos difundir esta iniciativa”.

“Luego de esto, elegimos siete comunas que fueran de relevancia para las empresas socias del Consejo del Salmón, es decir, donde hubiera presencia de centro de cultivo o plantas de proceso. Por ello, se decidió centralizar el proyecto Calbuco, Hualaihué, Dalcahue, Quellón, Melinka, Puerto Cisnes y Puerto Aysén”, explicó Gonzalo Silva, director regional del Consejo del Salmón.

El profesional comentó a Salmonexpert que luego de un intenso trabajo de difusión de esta iniciativa, se recibieron 268 postulaciones. “Esto nos dejó muy contentos, ya que da cuenta que existe un gran espíritu emprendedor en la región. De estos 268, Simón de Cirene hizo una primera selección de 40 emprendimientos que se ajustaran al foco de sustentabilidad que estábamos proponiendo, sin la necesidad de estar ligados a la industria del salmón”.

Grün

Uno de los emprendimientos ganadores de “Sur Emprende” fue Grün (verde en alemán), liderado por Katherine Ruiz, ubicado en la comuna de Calbuco, camino a la localidad de San José. “Yo me dedico a reproducir suculentas y vendo arreglos de suculentas. Mi proyecto consistía en un invernadero cactario que funcionaria como espacio de trabajo y punto de venta, porque era uno de los puntos más débiles que tenía mi emprendimiento, ya que actualmente tengo un espacio que no es cómodo y que no está adaptado para que lleguen clientes”.

Para ella, participar de esta experiencia fue una recarga de energía. “Como emprendedora, muchas veces una se cuestiona. Yo soy diseñadora gráfica y me vine hace cuatro años al sur. Comencé a emprender, pero el camino no ha sido fácil. Entonces, participar del programa me ayudó a conocer la experiencia de otros emprendedores, lo que fue muy enriquecedor. Además, los conocimientos y las herramientas que me entregó el programa fueron muy útiles, ya que aprendí concretar mis objetivos, a desarrollar el proyecto y empoderarme de mi idea”.

La emprendedora cuenta que la idea también es ampliar la cantidad de plantas para la venta. “Vendo por redes sociales, pero las ventas son muy bajas, por ello los sábados voy a la feria de Calbuco, ya que la gente prefiere ver las plantas presencialmente antes de comprarlas”.

Ruiz espera que de aquí a fin de año el proyecto esté concretado, poder hacer el lanzamiento y formalizarlo como negocio. “Me parece excelente que la industria del salmón apueste por apoyar emprendimientos locales. En el caso de Calbuco, hace unos años la fuente laboral provenía de la salmonicultura, lo que ha decaído. Sin embargo, el impacto que tiene esta industria en la zona es enorme, por lo que es positivo que se preocupen por la economía local y que tenga foco en la sustentabilidad”.

Finalmente, quedaron 20 emprendimientos, los cuales recibieron capacitación a través de una plataforma asincrónica de la fundación, mediante la cual le entregaron diferentes tipos de conocimientos. “Además, realizaron cuatro talleres relacionados con cómo formular sus proyectos, ejes de la sustentabilidad y elevator pitch, lo que concluyó en una postulación de los emprendedores, donde expusieron qué es lo que necesitaban financiar para hacer crecer sus emprendimientos y a partir de ello, se decidieron los montos que se les entregaría a cada uno, que oscilaron entre $400 mil y $900 mil”, recalcó Silva, agregando que otro punto destacable fue que el 77% de los emprendimientos estaban liderados por mujeres.

A juicio del ejecutivo del Consejo del Salmón, los emprendedores tenían que cumplir ciertos requisitos, como asistir a todas las capacitaciones. “Todos participaron activamente y se comprometieron con todas las clases y talleres. Y además del monto adjudicado para hacer crecer sus emprendimientos, 7 de ellos se adjudicaron mentorías, lo que significa que recibirán un acompañamiento, por tres meses, de mentores expertos de Simón de Cirene”.

Continuidad

Para Silva, fue muy gratificante la convocatoria, la participación, la opinión de los emprendedores. “Muchos destacaron esta iniciativa del Consejo del Salmón y el trabajo de la fundación Simón de Cirene, por la coordinación, el apoyo y la motivación. Para algunos de los emprendedores no era fácil asistir, pero finalmente todos cumplieron con el 100% de los requisitos”.

Según destacó el director, el monto adjudicado por cada emprendedor fue destinado, en su mayoría, para insumos que requería el propio emprendimiento, como equipamiento o materias primas. “En general, los emprendedores proyectaron los montos para dar un mejor servicio, ampliar la atención, mejorar los productos, entre otros”.

Si bien esta iniciativa de “Sur Emprende” nació desde el Consejo del Salmón, Gonzalo Silva recalcó que las empresas socias del gremio igualmente están desarrollando iniciativas similares, como por ejemplo los fondos concursables para proyectos sociales de Mowi y AquaChile. “El espíritu emprendedor y las ganas de desarrollar las comunas está, por ello, la idea es darle continuidad a este programa el próximo año y que muchos más emprendimientos se motiven a participar”.