Cooke Aquaculture Chile denuncia grave atentado a la inversión extranjera

Andrés Parodi, gerente regional para Latinoamérica de Cooke Chile.
Andrés Parodi, gerente regional para Latinoamérica de Cooke Chile.

Chile: Debido a la descoordinación y diferencias de interpretación normativa entre organismos del Estado, según la empresa, se pretende prohibir la siembra de salmones en uno de sus principales centros.

Publicado

La empresa salmonicultora de capitales canadienses Cooke Aquaculture Chile, cuyas operaciones se encuentran en la Región de Aysén, denunció “un conjunto de actuaciones irregulares de diversas entidades públicas en contra de la compañía, que se iniciaron en un proceso sancionatorio de la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) en abril de 2021 y que han continuado posteriormente con el intento de paralizar sus actividades productivas, mediante la medida provisional de paralización de siembra de uno de sus principales centros de cultivo, en que tanto los organismos públicos como el Tribunal Ambiental han actuado como bloque, sin considerar la evidencia presentada por la compañía, que aparece como indefensa frente a las actuaciones del Estado”.

A través de un comunicado de prensa, el gerente regional para Latinoamérica de Cooke Chile, Andrés Parodi, explicó que “desde hace algunos meses hemos debido enfrentar una verdadera conducta persecutoria del Estado de Chile, que considera, erróneamente, que uno de nuestros centros se encuentra dentro de un Parque Nacional, lo que es falso y se ha demostrado con abundante evidencia jurídica. Nuestra localización fue autorizada hace más de 20 años por las autoridades pertinentes y todo nuestro proceso de siembra ha sido aprobado siempre por el Servicio Nacional de Pesca y la Subsecretaria de Pesca.

"A pesar de ello, se pretende prohibir la siembra de peces en uno de nuestros principales centros de cultivo, pese a que cumplimos con todos y cada uno de los requisitos establecidos en la ley para realizar nuestras actividades productivas, sin producir nunca daño alguno al medio ambiente. Mediante una decisión administrativa nos están aplicando la sanción más dura: cerrar nuestras operaciones y no poder trabajar”, añadió Parodi.

El ejecutivo indicó que “los organismos regulatorios especializados -Sernapesca y Subpesca- han autorizado siempre nuestras operaciones, pero la SMA difiere de ellos y ha dispuesto la prohibición de siembra para la próxima temporada en uno de nuestros centros de cultivo más importantes. Esto es un grave atentado a la certeza jurídica para toda la inversión extranjera, quedando en evidencia una diferencia de interpretación y coordinación sobre los mismos hechos entre organismos estatales. Nuestras autorizaciones están vigentes y cumplen con toda la normativa establecida para nuestro giro. Suspender la autorización de siembra de una empresa salmonera es equivalente a decretar su muerte y la destrucción de la fuente de trabajo de cerca de 700 trabajadores”.

Andrés Parodi sostuvo que “nuestra empresa siempre ha estado disponible para buscar soluciones racionales con las autoridades y tenemos vocación de diálogo. Nos llama la atención y estimamos inconcebible que, en momentos en que el país y las autoridades económicas están haciendo un esfuerzo significativo por recuperar la tasa de inversión, algunos organismos del Estado ocupen sus facultades discrecionales para dar una señal absolutamente contraria a ese objetivo. Nosotros recurriremos a todas las instancias jurídicas nacionales e internacionales para defender nuestros derechos, porque la situación que enfrentamos no solo afecta a nuestra empresa y a la actividad salmonicultora en general, sino que a todos los inversionistas extranjeros, que ven con estupor cómo las autoridades administrativas, saltándose toda la institucionalidad, persiguen a una empresa privada mediante la imputación de hechos falsos”.