Navieros acuden a la justicia por normativa que afecta a trabajadores embarcados

En la Corte de Apelaciones de Puerto Montt se podría definir la disputa por la nueva norma laboral.
En la Corte de Apelaciones de Puerto Montt se podría definir la disputa por la nueva norma laboral.

Chile: Naviera Frasal y Armasur cuestionaron norma de la Dirección de Trabajo que califican de inaplicable. Organizaciones sindicales, por su lado, rechazan la actuación de las empresas y denuncian abusos laborales.

Publicado Actualizado

Ante la Corte de Apelaciones de Puerto Montt, la compañía naviera Frasal presentó un recurso de protección en contra de la Dirección del Trabajo y la Resolución Exenta N° 686, del 01 de julio de 2022, que estableció un sistema obligatorio de registro y control de asistencia, horas de trabajo, descansos y determinación de las remuneraciones del personal embarcado abriendo con ello un flanco de conflicto con las organizaciones sindicales.

Pero no es la única entidad empresarial que acude a este camino: la Asociación de Armadores de Transporte Marítimo (Armasur) se hizo parte en la acción judicial contra la autoridad laboral, sumado a la resolución sobre el registro y control del trabajo y descanso de los tripulantes.

Según lo informado por Agenda Marítima, la Corte dio curso a la tramitación de estas acciones judiciales y pidió un informe a la Dirección del Trabajo, pero rechazó otorgar una orden de no innovar que habría paralizado la aplicación de la norma que cuestionan las empresas.

Uno de los factores que critican las compañías navieras es que la norma de la Dirección del Trabajo es de aplicación inmediata y, según explican en sus escritos, reemplaza un sistema de registro manual en un libro de asistencia de los trabajadores usado durante 30 años por un sistema electrónico y en línea a bordo para el cual aseguran que no están preparados.

Reclaman que al tratarse de un sistema digital es de difícil uso en áreas de navegación donde no hay conectividad, particularmente en la zona austral; que no se consideró un período de implementación o de marcha blanca; y que no hay en el mercado proveedores de los equipos que serían necesarios para implementar el nuevo sistema de control.

Critican además que la autoridad del trabajo ya inició varios procedimientos de fiscalización del cumplimiento de esta normativa, aplicando multas a las empresas que aparecen como infractoras.

Respuesta de los trabajadores

Desde las organizaciones de trabajadores han criticado la posición que asumieron las empresas ante la nueva normativa de la Dirección del Trabajo.

La Federación Nacional de Sindicatos de Oficiales de Naves Mercantes y Especiales de Chile cuestionó el recurso de protección de Frasal atribuyéndole la intención de “continuar engañando, infringiendo, abusando de sus trabajadores”, según afirmaron en una declaración pública.

Por otra parte, la Federación de Sindicatos Marítimos (Fesimar) acusó una “fuerte arremetida contra los derechos laborales que ha estado desarrollando la naviera Frasal perteneciente al Holding Multinacional del grupo CPT”.

En una declaración pública denunciaron que obligan a los trabajadores embarcados a firmar la asistencia diaria de manera que se “evita reflejar la realidad que consiste en muchas más horas laborales, pudiendo ser de día o noche. Y, consecuentemente con ello, los tripulantes dejan de percibir el pago de las horas extraordinarias, como también el poder cumplir con el descanso que normalmente llega a las 5 horas en un día”. Pero no sólo eso. Asimismo, hacen una serie de denuncias que califican de prácticas abusivas a bordo de los barcos.

“Debemos manifestar que esta histérica reacción empresarial se debe al no querer cumplir con el control de asistencia laboral digital, en línea con la autoridad fiscalizadora, que reflejaría la verdad sin manipulaciones, según la resolución 686 de la Dirección del Trabajo”, enfatiza la organización.

El malestar se tradujo también un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Puerto Montt del Sindicato de Trabajadores del Grupo de Empresas Frasal en contra de la compañía naviera, Directemar y la Dirección del Trabajo, a las que acusan de un actuar negligente en su rol fiscalizador.