Álvaro Mansilla, fundador de Servirov (a la derecha), acompañado por un piloto ROV y su asistente. Foto: Servirov.
Álvaro Mansilla, fundador de Servirov (a la derecha), acompañado por un piloto ROV y su asistente. Foto: Servirov.

Boom de los ROVs acuícolas incentiva el emprendimiento regional

Chile: El fundador de Servirov, Álvaro Mansilla, cuenta cómo su naciente compañía logró completar sus servicios sin días fallas en dos centros de cultivo de Salmones Camanchaca. 

Publicado Actualizado

El boom de los ROVs en la industria chilena del salmón llegó para quedarse, donde la automatización a través de la robótica submarina busca ayudar a realizar un trabajo más eficiente. En ese sentido, dicho proceso está incentivando el nacimiento de muchos emprendedores regionales. 

Uno de ellos es Álvaro Mansilla, fundador de Servirov en mayo de 2018, y titulado de la Universidad de Los Lagos como Técnico Universitario en Acuicultura. En entrevista con Salmonexpert, cuenta que luego de trabajar 12 años en centros de cultivo, “identifiqué el nicho de la robótica submarina y fue cuando tomé la decisión de crear una empresa que prestara un servicio integral, mezclando mi experiencia en la industria”. 

Hoy, con Servirov “nos dedicamos a las operaciones submarinas con ROV (extracción de mortalidad, inspección de redes y fondeos, limpieza de fondos). Trabajamos principalmente en Hornopirén y Chaitén”. Ello, con equipos de las marcas Roveee, que es de origen filipino, y Deep Trekker, de Canadá, ambos importados, “pero no descartamos en un mediano plazo armar un robot en Chile”, adelanta el emprendedor.

Actualmente, la compañía de ROVs presta servicios a Salmones Camanchaca, y registró un hito que es relevante: completó sus labores en dos centros de cultivo de la empresa sin días de fallas. “En el tiempo en que trabajé en producción, conocí muchas firmas de buceo y robótica, de las cuales se espera que extraigan la mortalidad todos los días (exceptuando las jornadas con puertos cerrados por mal tiempo), esto para evitar los focos de infección en las jaulas. Cuando no se logra ese objetivo ya sea por fallas en los equipos o falta de compromiso del personal, son días perdidos estadística y productivamente y se considera una falla del servicio”, ilustra Mansilla.

“En estos momentos, en la industria nacional del salmón, la mayoría de los servicios utilizan ROVs similares, los cuales operan de formas muy parecidas. Por lo que, a mi parecer, la diferencia la marca la visión y gestión que tenga la empresa. Es por esta razón que nosotros hacemos hincapié en tener un personal comprometido y eficiente y agotar logísticamente las opciones para no tener días de pérdidas para los centros de cultivo”, asegura el fundador de Servirov. 

 Para Mansilla, el boom de la robótica nace de la posibilidad de emprender, de los precios accesibles de los ROVs en el país y de las opciones que otorgan las firmas acuícolas. “Existen plataformas como WherEX, donde al inscribirse se participa de licitaciones abiertas del sector, así que considero que la industria del salmón ha sido un gran apoyo al emprendimiento y no solamente en la robótica, sino que en todo ámbito regional”.