Reflotamiento de catamarán Tornagaleones. Foto: Ultrasea.
Reflotamiento de catamarán Tornagaleones. Foto: Ultrasea.

Ultrasea forma equipo para reflotamiento de estructuras en salmonicultura

Chile: La empresa, que recientemente logró recuperar el siniestrado catamarán Tornagaleones, trabaja además para no utilizar a futuro recurso humano en tareas ligadas a instalaciones de fondeo.

Publicado Actualizado

Ultrasea es una empresa chilena que inició actividades en el 2016, entregando servicios en robótica submarina a la industria salmonicultura, enfocada en la recuperación de materiales desde fondos marinos; monitoreo del estado de mantención de estructuras de fondeo; instalación y mantención de sistemas de cultivos; y recuperación de estructuras navales. 

“Actualmente, estamos en plena expansión de nuestros servicios, incorporando un cliente muy importante como es Mowi Chile a nuestra cartera. Queremos posicionarnos como una empresa confiable en el área de instalación de fondeos”, cuentan a Salmonexpert los representantes de la compañía proveedora, Hugo Aguilar, Ricardo Vargas y Alejandro Ramírez.

Pero la firma está yendo más allá. Los servicios de recuperación de restos náufragos son parte de su estrategia de diversificar el negocio hacia áreas que también están vinculadas con salmonicultura. De hecho, en 2020 realizaron una exitosa operación de recuperación de una bodega de alimentos de salmones de hormigón armado de 600 toneladas, siniestrada a 90 metros de profundidad en el estero Cáceres, Fiordo Aysén.

De esta manera, los representantes de Ultrasea manifiestan que “queremos consolidarnos en los servicios de reflotamiento de estructuras relacionadas a la industria del salmón, para lo cual hemos creado un equipo de buzos profesionales de alto nivel apoyados por nuevas inversiones en términos de equipamiento y comunicación de buceo”.

En ese sentido, recientemente, respecto al catamarán Tornagaleones, siniestrado a 30 metros de profundidad en el sector de la pila Norte de las obras de construcción de Puente Chacao, realizaron un plan de reflotamiento que consideraba como factor de riesgo las altas corrientes y mareas que se generan en dicho lugar.

Labores para reflotamiento de catamarán Tornagaleones. Foto: Ultrasea.
Labores para reflotamiento de catamarán Tornagaleones. Foto: Ultrasea.

La maniobra consideró la instalación de un sistema de sujeción de la estructura para poder virarla, reflotándola posteriormente por un sistema de globos en un área de menor profundidad y luego, varándola en costa para la realización de una inspección y reparación de la estructura del casco. 

Se utilizaron los siguientes recursos: buzos expertos en reflote de embarcaciones y artefactos navales siniestrados; catamarán Isasar acondicionado para faenas de levante de estructuras, con un winche de una capacidad de 60 toneladas; tres globos de levante con capacidad de 10 toneladas; y equipo ROV para apoyo de inspección submarina.

Y este proceso de fortalecimiento, durante 2021, Ultrasea incorporó dos embarcaciones a su flota para mantención e instalación de sistemas de cultivo. Son naves con cubiertas de 108 m2 para trabajos seguros y sistemas de izaje hidráulicos de hasta 60 toneladas. “Estamos en conversaciones con empresas europeas para incorporar sistemas de retenidas de líneas de fondeo en forma segura. Nuestra visión es que en el futuro no utilizaremos recurso humano para estas delicadas maniobras”.

Asimismo, para 2023, la empresa proveedora espera terminar de emigrar desde barcos monocasco a catamaranes con mejoras importantes en habitabilidad y espacios de descanso para tripulaciones, aprovechando así los cambios en la legislación nacional de arqueos brutos para naves menores.

Igualmente, la compañía local está incorporando un nuevo ROV Seabotix Teledyn para trabajar a 1.000 metros de profundidad, integrado con un sonar Tritech Modelo Gemini. Este equipamiento permitirá dar un mejor valor agregado en la confiabilidad de instalación de líneas de fondeo.