Saltar al contenido principal

“El Consejo del Salmón se creó por empresas que piensan que hay que hacer las cosas bien”

Joanna Davidovich, directora ejecutiva del Consejo del Salmón de Chile. Foto: Consejo del Salmón de Chile.
Joanna Davidovich, directora ejecutiva del Consejo del Salmón de Chile. Foto: Consejo del Salmón de Chile.

Chile: La directora ejecutiva del nuevo gremio, Joanna Davidovich, considera fundamental que el sector salmonicultor tenga el sustento científico necesario para avanzar a procesos más sustentables.

La economista Joanna Davidovich lleva dos meses como directora ejecutiva del Consejo del Salmón de Chile, asociación gremial que está compuesta por cuatro empresas productoras, que representan cerca del 50% de la actividad del sector nacional: AquaChile, Cermaq, Mowi y Salmones Aysén. 

En entrevista con Salmonexpert, Davidovich manifiesta que “el Consejo del Salmón quiere sumar fuerzas, darle más potencia y proyección a la salmonicultura chilena y eso nos convoca a todos. De hecho, yo he tenido varias conversaciones con las otras asociaciones para coordinar algunos temas y potenciar el trabajo”. 

Una de sus metas es una industria del salmón más sustentable, ¿de qué manera se consigue ese objetivo, buscado por años en el sector?
Uno de los ejes de acción definidos dentro del plan del Consejo del Salmón es efectivamente, el cuidado del medio ambiente y la sustentabilidad, y creemos que se eso se logra con más conciencia del tema, más capacitación, y con mayor investigación, ciencia, tecnología e innovación. 

El Consejo del Salmón se creó por empresas que piensan que hay que hacer las cosas bien y estar a la vanguardia aplicando estándares de clase mundial en temas de sustentabilidad. Empresas que entienden que la sociedad ha ido cambiando hacia una visión más responsable con el medio ambiente y la sustentabilidad. Y que todas las actividades productivas deben establecer las mejores medidas de resguardo del medioambiente posible y buscar las mejores prácticas para el desarrollo de las actividades minimizando el impacto.

¿Cómo se consigue una industria del salmón más competitiva, considerando, por ejemplo, que los productores noruegos venden a mucho mejor precio que los chilenos?
Nos parece que es esencial demostrar que la calidad del salmón chileno es de primer nivel y lograr la mayor eficiencia productiva para impulsar el desarrollo de toda la cadena de valor asociada a la salmonicultura, y generar empleos de calidad, promover la innovación y la investigación y el desarrollo toda una red de proveedores para impulsar el talento local. 

Chile un país pequeño y abierto al mundo, con ventajas comparativas en algunos sectores y actividades, como la salmonicultura, y debemos impulsar y facilitar el desarrollo competitivo de las distintas industrias exportadoras para lograr un alto crecimiento que sea sostenible. Desde el Consejo queremos contribuir a las mejores Políticas Públicas para la salmonicultura aportando a la modernización regulatoria del sector de manera constructiva y transparente. 

¿Cómo definen una industria del salmón sustentable, más allá de los conceptos que se conocen?
El gran desafío que tienen todos los sectores productivos, en general, es ver como compatibilizar el desarrollo de las distintas actividades de manera económica, social y medioambientalmente sostenible. En el caso de la salmonicultura, esto es, lograr desarrollar la actividad de manera competitiva para poder competir en el mundo siendo un país alejado de los centros de consumo y por eso con costos relevantes de flete, y lograrlo con el mínimo impacto en el medio ambiente posible y de manera armoniosa con el entorno social, a través de un buen vínculo con las comunidades donde operan para generar valor compartido y desarrollo en las regiones.

Hemos detectado una brecha con el mundo de la ciencia y la academia y por eso queremos reforzar esa alianza, pues consideramos que es fundamental para que el sector cuente con el sustento científico necesario y avanzar hacia procesos productivos más sustentables, más innovadores y más eficientes”.

Joanna Davidovich.

¿De qué manera se respeta mejor a los trabajadores y a las comunidades?
La alianza entre las empresas con sus trabajadores y comunidades vecinas puede generar círculos virtuosos de desarrollo integral en las regiones del sur, con mayores emprendimientos, surgimiento de nuevos servicios y proveedores, para impulsar a los talentos locales. Por eso, en el Consejo del Salmón trabajamos por desarrollar nuestras actividades de manera armoniosa con el entorno, y fortalecer la confianza y el vínculo con las comunidades donde nuestros asociados operan. Es fundamental generar valor compartido. Esto lo hacemos a través del diálogo permanente y la cooperación con los principales actores que se involucran con la salmonicultura, como son los colaboradores, las empresas proveedoras, los pescadores artesanales y las comunidades vecinas. 

¿Cuáles son sus lineamientos en aspectos como la economía circular, y cómo enfrentarán el cambio climático?
La salmonicultura tiene un gran potencial, para proveer una fuente de proteína saludable y sustentable, necesaria para cubrir el incremento en la demanda mundial de alimentos de calidad por el aumento de la población, la preferencia por alimentos más saludables y las condiciones naturales que dan ventajas comparativas a Chile y configuran un potencial interesante. En ese contexto, y entendiendo que el cambio climático es un fenómeno que llegó para quedarse y está teniendo efectos significativos, es que debemos ser un proveedor importante de salmón al mundo, de manera responsable, cuidando el entorno y garantizando los más altos estándares medioambientales, sociales y de bienestar animal, con mayor innovación y el uso de la tecnología en las distintas etapas de nuestra cadena productiva.

Lea también: