Skip to main content
Centro de cultivo de salmones Tubildad de Ventisqueros. Foto: Sernapesca.
Centro de cultivo de salmones Tubildad de Ventisqueros. Foto: Sernapesca.

Chile: La fuga de peces, según la empresa, corresponde al 2,7% de la siembra total de su centro de cultivo Tubildad. 

Ventisqueros señaló a través de un comunicado de prensa, que enfrentó en las últimas semanas dos situaciones: una en su centro de cultivo Tubildad, en la comuna de Quemchi, Chiloé y otra en el centro de acopio en la Bahía Chincui, en Puerto Montt. Dichos acontecimientos originaron una denuncia del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura ante la Superintendencia del Medio Ambiente y en tribunales.

“Al respecto, quisiéramos informar que se trata de dos situaciones totalmente distintas. En Tubildad ocurrió un evento de marea y corrientes completamente excepcional e imposible de preveer, lo que está respaldado por videos, que causó daños en las estructuras y jaulas. Por otra parte, en el centro de acopio de Chincui no existió ningún evento que permitiera inferir la existencia de rotura de redes o daños en las jaulas. En este caso la alerta fue dada por la presencia inusual de peces en la Bahía Chincui”, manifestó la salmonicultora.  

No obstante, según la empresa, “las diferencias evidentes de ambos casos, apenas ocurrida cada situación -el evento de marea en Tubildad y la presencia de peces fuera del centro en Chincui- activamos sendos Planes de Contingencia, incluyendo la recuperación de peces, e iniciamos un contacto permanente con las autoridades del sector, para mantenerlas informadas de la situación. En ambos casos se dispuso de inmediato la realización de acciones de buceo e inspecciones a través de robots submarinos que, al revisar el estado de las estructuras, jaulas y redes, nos permitiera determinar o descartar una posible fuga de peces de ambos centros”.

Al momento del evento de marea, el centro de cultivo Tubildad “tenía peces sólo en 5 de las 20 jaulas. En este caso, no se constataron daños o roturas en las redes, pero sí en la estructura. Por ello se decidió realizar revisiones y análisis pormenorizados por jaulas y por el centro en su conjunto, a fin de contrarrestarlo con las unidades procesadas en Planta. Como consecuencia de esta revisión, se llegó a la conclusión que efectivamente hubo una fuga de peces, la que alcanzó a un total de 26.830; esto es, 2,7% de la siembra total de dicho centro (0,09% sobre el total anual de siembra de la compañía). Se trata, como afirmó Sernapesca, de un escape menor que involucró a peces en proceso de cosecha y libres de antibióticos”, expuso la compañía.

En el caso del centro de acopio de Chincui, en cambio, de acuerdo con Ventisqueros, “no se observaron daños en redes o estructuras y con la estadística de las unidades procesadas en la planta de procesos, tampoco se detectaron diferencias entre el stock de peces previo al momento del aviso y el número final de unidades procesadas. Así, descartamos que se haya producido escape de peces en dicho centro”.

“Hemos puesto todos estos antecedentes en manos de Sernapesca para que los complemente con sus propios análisis. Asimismo, reiteramos nuestra voluntad de trabajar en conjunto con las autoridades, poniendo a disposición nuestros equipos, para mejorar cualquier aspecto que contribuya al mayor cuidado del medio ambiente, un tema que para nosotros es de primordial importancia”, admitió la salmonicultora.

Como compañía “lamentamos profundamente este incidente. Sabemos que estamos permanentemente expuestos a los embates de la naturaleza y contamos con Planes de Contingencia establecidos para ello, los que también fueron activados inmediatamente en este caso. No obstante, seguiremos reforzando nuestras operaciones y controles, a fin de prevenir la ocurrencia futura de accidentes y su eventual impacto en el medio ambiente”, apuntó la salmonicultora por medio de un comunicado de prensa.

La firma agregó que “estamos comprometidos con una acuicultura responsable y sustentable. Nuestro objetivo es entregar a nuestros consumidores proteínas de gran calidad, producidas de una manera eficiente y con los más altos estandares sanitarios y ambientales. Compartimos el medio marino con nuestras comunidades, por lo que este tipo de eventos son altamente sensibles para nosotros”.