Investigadora Gladys Asencio, que liderará las pruebas Hydrolicer. Foto: Naviera Altamar.
Investigadora Gladys Asencio, que liderará las pruebas Hydrolicer. Foto: Naviera Altamar.

Harán pruebas en buque adaptado con nuevo tratamiento para piojos de salmón

Chile: Se pretende dimensionar los efectos productivos, en el bienestar animal y sanitarios del Hydrolicer, junto con identificar las variables que afecten en la eficacia del sistema que combate el Caligus. 

Publicado

Hace algunos días, Naviera Altamar, empresa con más de 20 años de trayectoria en la industria salmonicultora, concretó un importante acuerdo con el Centro de Bioingeniería y Bioproceso Aplicada (CBBA), con la finalidad de realizar, de la forma más profesional y objetiva posible, las pruebas del sistema Hydrolicer en el buque que hoy se está adaptando para realizar ese tipo de tratamiento contra el Caligus.

Estas pruebas, que comenzarán a desarrollarse próximamente, serán supervisadas y validadas por las destacadas investigadoras Gladys Asencio y Susana Latuz, quienes tienen vasta experiencia en la salmonicultura chilena, de acuerdo con un comunicado de prensa.

Luego, el objetivo principal de estas pruebas será el de evaluar la eficacia, incorporando mediciones en las principales variables que puedan afectar el tratamiento con el sistema Hydrolicer en la embarcación, que hoy se encuentra en proceso de instalación del sistema en Puerto Montt.

Además, se pretende dimensionar los efectos productivos, en el bienestar animal y sanitarios del Hydrolicer, junto con identificar las variables que afecten en la eficacia del tratamiento, como también estimar la temporalidad y protocolo de uso del sistema, según las dinámicas de infecciones del centro seleccionado.

La efectividad del Hydrolicer será evaluada mediante metodologías de muestreo en peces, similar a como se realiza al aplicar baños con antiparasitarios. Por ende, se seguirán los protocolos establecidos en la normativa vigente en el programa Caligus, según Resolución N° 13 del año 2015 de Sernapesca.

“Ello implica conteo del parásito antes y después de pasar los peces por el Hydrolicer. Se espera también implementar una metodología de conteo en los receptores de Caligus (piojos de salmón), que forman parte del equipo”, subraya Gladys Asencio.

El gerente general de Naviera Altamar, Patricio Bram, destaca el hecho de realizar estas pruebas  con una de las investigadoras con mayor prestigio en la industria salmonicultora nacional. “Elegimos trabajar en esta pruebas con el equipo de CBBA liderado por Gladys, dada su amplia trayectoria y experiencia en este tipo de estudios con el Caligus. Creemos que esto nos entregará un importante respaldo para iniciar de la forma más profesional y segura las operaciones de nuestro buque”, precisa Bram.

Bram también destaca el gran interés que se ha generado en la industria y el apoyo de empresas salmonicultoras, que serán pioneras en el desarrollo de las pruebas. “Esto permitirá implementar una tecnología que será de gran magnitud para el mundo acuícola”.

Igualmente, el sistema que se está implementando en la embarcación corresponde a una tecnología diseñada por la compañía noruega Smir, la cual no contiene piezas móviles que puedan dañar a los peces, por lo que va alineado con las nuevas tendencias en bienestar animal.

Actualmente, Naviera Altamar está montando este sistema en un buque especialmente adaptado para aquello. La embarcación cuenta con 53 metros de eslora y 12 metros de manga, con seis líneas de servicio, las cuales tendrán una capacidad estimada de entre 210 a 240 toneladas de peces por hora.