Foto representativa de centro de cultivo. Fuente: Daniella Balin, Salmonexpert.
Foto representativa de centro de cultivo. Fuente: Daniella Balin, Salmonexpert.

WWF: escapes refuerzan necesidad de frenar expansión de la industria

Chile: El reciente escape de unos 10 mil salmones desde un centro de cultivo de la empresa Nova Austral, al sur del Estrecho de Magallanes, releva la necesidad de limitar la expansión de la industria salmonicultora en el sur del país, según comentaron desde la organización de conservación WWF Chile en un reciente comunicado.

Publicado

Acorde con un comunicado de prensa enviado por WWF Chile, "se ha demostrado que estos eventos (escapes de peces) provocan diversos impactos ambientales y sociales, según lo consigna un informe de WWF Chile publicado en 2009. Entre ellos, se cuenta la depredación de fauna nativa y la competencia con especies de requerimientos alimentarios similares, lo cual altera la composición, diversidad y funcionamiento de los ecosistemas acuáticos. Además, diversos autores describen cómo la introducción de salmones en ecosistemas acuáticos puede llevar a la disminución de las poblaciones de peces nativos por depredación y/o competencia por recursos y hábitat. Uno de los efectos sociales, en tanto, son los conflictos con la pesca artesanal".

En tanto, Cristina Torres, coordinadora del Programa Marino de WWF Chile, argumentó que, "se estima que en el país se escapan hasta 1,7 millones de salmones al año desde centros de cultivo en mar, lo cual llega a ser cinco veces más que lo reportado en países con producción similar a la de Chile, como Noruega. Es muy importante que las empresas asuman un rol más activo en la prevención de estos escapes, que se gatillan principalmente por factores climáticos, como ocurrió en este último caso que afectó a Nova Austral”.

“La mayor recurrencia de eventos climáticos de gran magnitud refuerza la iniciativa de limitar la expansión de la industria en base al principio precautorio, con datos científicos rigurosos y un enfoque ecosistémico. Creemos que la industria del salmón tiene la oportunidad de apostar por el desarrollo sostenible, pero para ello es imprescindible minimizar cualquier riesgo de impactos que podrían ser irreversibles”, concluyó Torres.