Instalación de clasificador iFarm en el centro marino de Cermaq en Vesterålen, Noruega. Foto: Cermaq.
Instalación de clasificador iFarm en el centro marino de Cermaq en Vesterålen, Noruega. Foto: Cermaq.

Cermaq declara exitosa prueba con innovador clasificador de salmones

Noruega: La nueva tecnología Ifarm es crucial para mejorar la salud y el bienestar de los peces en centros y significa un gran paso adelante para aumentar la supervivencia en el cultivo.

Publicado

El productor de salmón Cermaq y la empresa de tecnología noruega BioSort han probado con éxito un mecanismo de clasificación que clasifica los peces en un corral de red como parte del proyecto iFarm.

Cermaq dijo que ver la diferencia entre los peces es crucial para mejorar la salud y el bienestar de los salmones en los corrales de red y será un gran paso adelante para aumentar la supervivencia en el cultivo de los ejemplares respectivos.

El objetivo del proyecto iFarm es mejorar la salud y el bienestar de los peces a través de la inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje automático. Un paso importante en el camino es poder clasificar los salmones que necesitan un seguimiento adaptado.

Para esto, BioSort ha desarrollado una máquina para clasificar y separar peces individuales en función de las características específicas, utilizando el aprendizaje automático y la IA. El objetivo de la clasificación es separar los peces que necesitan un seguimiento adaptado y, de esa manera, garantizar una mejor salud de los salmones en el corral de red.

"Hasta donde yo sé, nadie ha clasificado previamente peces que nadan en un corral de red antes, por lo que este es un gran paso hacia el manejo individual de salmones", dijo el director gerente de BioSort, Geir Stang Hauge.

BioSort ha estado trabajando en el desarrollo de la clasificadora durante dos años. El clasificador iFarm, que está controlado por una serie de motores eléctricos submarinos, se probó primero en el laboratorio y la piscina de BioSort en sus oficinas en Oslo, luego en el mar fuera de Oslo, antes de instalarlo y probarlo en corrales de red en el sitio marino de Cermaq en Vesterålen en el norte de Noruega.

“El propósito de esta primera prueba fue mostrar que el clasificador realmente logra clasificar los peces que nadan en un corral de red, y funcionó como esperábamos, por lo que fue una prueba exitosa”, señaló Hauge.

Actualmente, el clasificador se controla manualmente, pero el objetivo es que sea autónomo para que, junto con el sistema de sensores de iFarm, pueda tomar sus propias decisiones en función de criterios definidos. Sin embargo, es un desarrollo complicado y extenso que llevará tiempo.

“Ahora que hemos demostrado que es posible clasificar los peces que nadan, se intensificará el trabajo”, indicó Hauge.

"El equipo de desarrollo lleva los aprendizajes de esta prueba al desarrollo del prototipo de próxima generación del clasificador que podrá funcionar en incluso más condiciones".