Suplemento dietético podría aminorar los riesgos para la salud del salmón

El productor de salmón Mowi está colaborando con el Instituto Roslin en un proyecto para examinar si un suplemento dietético para humanos también puede beneficiar a los peces.
El productor de salmón Mowi está colaborando con el Instituto Roslin en un proyecto para examinar si un suplemento dietético para humanos también puede beneficiar a los peces.

Escocia: Un innovador proyecto busca desbloquear las reservas de grasa del pescado para estimular su respuesta inmune.

Un suplemento dietético que ya consumen los humanos por sus beneficios antienvejecimiento podría usarse para ayudar al salmón a digerir el alimento y mejorar su resistencia natural a las enfermedades.

Un equipo de expertos en acuicultura y veterinaria está analizando el impacto de agregar espermidina (un compuesto que se encuentra en vegetales, cereales y productos de soja) en los alimentos para peces para favorecer la descomposición de los ácidos grasos y mantener una función inmune óptima en los peces adultos.

El proyecto está dirigido por el Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo y recientemente recibió más de £150.000 (US$190 mil) de financiamiento del Fondo de Innovación de Productos Marinos del Reino Unido (SIF) con apoyo adicional del Centro de Innovación de Acuicultura Sostenible (SAIC). El productor de salmón Mowi y el Instituto de Acuicultura de la Universidad de Stirling también son socios en la investigación. Es así que pruebas de alimentación comenzarán el próximo mes.

Ingredientes de origen vegetal

“A medida que el sector continúa avanzando hacia un espectro de ingredientes para alimentos de origen vegetal más sostenibles, los aceites vegetales y de algas se están convirtiendo en ingredientes cada vez más comunes en los alimentos para peces de cultivo”, señaló SAIC en un comunicado de prensa.

Sin embargo, al igual que los humanos, a medida que los peces envejecen, les resulta más difícil descomponer sus reservas de grasa en ácidos grasos libres para reutilizarlos, en un proceso biológico conocido como lipofagia. En lugar de utilizar las reservas de grasa para generar energía y crecimiento muscular, se acumulan en el cuerpo y pueden bloquear el sistema inmunológico, lo que hace que los peces sean más susceptibles a problemas de salud.

Según los investigadores, complementar los alimentos con espermidina podría, en última instancia, mantener la agudeza de la respuesta inmune del salmón y su capacidad natural para combatir enfermedades inducidas por virus como las miocardiopatías, para las cuales actualmente no hay vacuna disponible. El suplemento, que se vende como ingrediente antienvejecimiento para personas, ayudaría a descomponer las grasas almacenadas, dando al pez más energía y ayudando a mantener el equilibrio entre omega 3 y omega 6, que es importante contra procesos inflamatorios.

Respuestas inmunes

El impacto potencial que tiene la espermidina en los humanos también se ha explorado en numerosos estudios, incluido un ensayo clínico en curso que evalúa la eficacia del suplemento para mantener las respuestas inmunes en humanos de edad avanzada a la vacuna Covid 19.

Kanchan Phadwal, investigadora del Instituto Roslin de la Universidad de Edimburgo, indicó que “al igual que los humanos, a medida que los peces envejecen y alcanzan su tamaño máximo, sus sistemas se ralentizan y se debilitan. Los ácidos grasos son esenciales para la nutrición y la resistencia a las enfermedades, pero recuperarlos de su almacenamiento en el tejido graso puede ser difícil, especialmente cuando se derivan de aceites vegetales y a medida que los peces envejecen”.

“El suplemento de espermidina que planeamos utilizar ayudará a los peces a extraer grasas saludables, regulando la respuesta inmune y mejorando la salud y el bienestar en general. Ya está dando grandes resultados para los humanos y anticipamos que tendrá un impacto similar para la salmonicultura”, precisó la investigadora.

Heather Jones, directora ejecutiva de SAIC, indicó que “a medida que el sector busca minimizar su impacto ambiental, los ingredientes sostenibles para alimentos se están convirtiendo cada vez más en la norma para la acuicultura. Pero esto debe equilibrarse para garantizar que ofrecemos las mejores recetas para la salud y nutrición del pez. Esta investigación es un gran ejemplo de cómo pensar de manera diferente, aplicando el enfoque 'Una sola salud' mediante el cual se hacen esfuerzos para transferir conocimientos sobre la salud y el bienestar de una especie (en este caso, los humanos) a otra, el salmón".