Axel Paulsen, director general de Biocambio.
Axel Paulsen, director general de Biocambio.

Empresa busca validar probiótico con efecto biorremediador del fondo marino

Chile: Ya visado por Sernapesca, la compañía chilena Biocambio está en proceso de autorización del SAG para utilizar un producto que, además, mitigaría los malos olores en lodos acuícolas. 

Publicado

Con la misión de ayudar a la industria salmonicultora a mitigar el impacto ambiental de sus lodos a través de la biotecnología, y a su vez, ser un aporte en la salud y bienestar animal, el año 2019 nace la empresa chilena Biocambio.

Apoyados con financiamiento Corfo, Axel Paulsen, Enrique Lara y Ulises Paulsen crearon la empresa que actualmente es representante en nuestro país de la compañía brasileña Korin Agricultura y Medio Ambiente, y que posee un producto biológcio con varias cualidades.

Específicamente los expertos de Biocambio buscan validar en Chile un probiótico para peces basado en las bacterias Lactobacillus plantarum y Saccharomyces cerevisiae.

Ya aprobado por Sernapesca, y en espera del registro SAG, aparentemente el producto no sólo funcionaría como probiótico en los peces sino que también como bioremediador del fondo marino y mitigador de malos olores en los lodos acuícolas.

Probiótico y biorremediador

De acuerdo con lo explicado por Ulises Paulsen, director técnico de Biocambio, el equipo de investigación probó el “Embiotic Line Biorremediador HDM” mezclado en el alimento para truchas en una piscicultura, donde pudieron comprobar mejoras sustanciales en el sistema digestivo, sistema inmunológico y aumento de absorción de nutrientes, efectos ya validados en tilapias.

“Este fue un hallazgo significativo, sin embargo, se sumaron más efectos en el resto del proceso productivo: se redujo el recambio de agua de los estanques, las fecas comenzaron a ser más pequeñas y lo más notable fueron los efectos en los lodos. En esta línea se redujo la cantidad de lodos y el mal olor notablemente, a la vez que se evidenciaron menos moscas y disminuyó el tiempo de transformación de los lodos en abono para la agricultura”, comenta el director técnico.

Según los antecedentes de la empresa, el probiótico puede ser incorporado en alimento para salmones, ejercer sus efectos en el pez, y luego del paso por el tracto digestivo convertir las fecas en vehículos poblados de microorganismos de alta digestión que promoverán la degradación benéfica de las fecas en el fondo marino.

“En el fondo marino los microorganismos seguirán actuando como biorremediadores, contribuyendo a que se vuelvan a tener condiciones ambientales favorables para el entorno natural. El proceso involucrado en este desarrollo emula a los procesos naturales de degradación de materia orgánica”, asegura Ulises Paulsen.

Este efecto en el fondo marino también se puede lograr mediante la aplicación directa del producto luego de ser activado.

En Chile

El director general de Biocambio, Axel Paulsen, informa a Salmonexpert que el producto sería clasificado como un probiótico y biorremediador, y que actualmente se encuentra en proceso de autorización por parte del SAG, para su uso en salmón Atlántico, salmón coho y trucha arcoíris.

En cuanto a su efecto biorremediador, Axel Paulsen detalla que todavía no tienen estudios de eficacia en las condiciones medioambientales de nuestro país, pero que ya lo han probado en condiciones aeróbicas y anaeróbicas.

“Dado que no hemos realizado pruebas en campo, no tenemos estudios de uso en fondo marino chileno. No obstante, sí está validado que actúan en medios aeróbicos y anaeróbicos, en agua dulce y agua salada, en temperaturas de 6 a 50ºC”, aclara el profesional.

Actualmente, la compañía se encuentra en conversaciones con distintos actores de la industria, productores, proveedores y fabricantes de alimento.