Ricardo García, vicepresidente de Salmones Camanchaca.
Ricardo García, vicepresidente de Salmones Camanchaca.

Salmones Camanchaca celebra su fuerte recuperación

Chile: Ricardo García, vicepresidente de la empresa nacional, sostuvo que “este segundo trimestre se normalizó la rentabilidad del negocio, producto del incremento del precio”. 

Publicado

Salmones Camanchaca informó una significativa recuperación de resultados: el EBITDA del segundo trimestre de este año mejora desde US$10,6 millones negativos hasta US$25,7 millones positivos, aumento impulsado por mejores precios, mayores volúmenes vendidos y baja de costos. 

Las cosechas de salmón Atlántico fueron de 12.446 toneladas WFE, 93,8% superior a la cosecha del mismo período de 2021, éste último muy afectado por los efectos del florecimiento de algas que impactaron a los fiordos del Reñihue y Comau en marzo y abril de ese año. 

En tanto, los ingresos alcanzan US$97,4 millones, 92,8% superiores, explicado principalmente por un incremento del 48% en el precio de venta del salmón Atlántico, que en este segundo trimestre se situó en un máximo histórico, pero también por el mayor volumen vendido. 

Respecto al costo de salmón Atlántico cosechado (ex jaula pez vivo) en el trimestre fue US$ 4,05/Kg, 17,6% inferior al segundo trimestre de 2021 (US$ 4,92/kg), reducción asociada a la recuperación después de los efectos de los bloom de algas y a las bajas de oxígeno de 2021. El costo del período está influenciado también por presiones inflacionarias en los costos e insumos de alimentos, los que han subido en aproximadamente un 30%. 

Como consecuencia, el resultado neto del segundo trimestre de 2022 fue una ganancia de US$16,9 millones, US$25,3 millones superior a la pérdida de US$ 8,4 millones del mismo período en 2021. 

Sobre los resultados, Ricardo García, vicepresidente de Salmones Camanchaca, sostuvo que “este segundo trimestre se normalizó la rentabilidad del negocio, producto del incremento del precio del salmón Atlántico que generó una alta demanda y disminución de la oferta mundial”. 

“A lo anterior, se sumó la mejora de costos y recuperación del volumen de cosechas, ambos afectados en 2021 por blooms de algas y bajas de oxígeno. Las presiones inflacionarias y de costos del alimento continúan y se reflejarán en costos más elevados de lo que estimamos son las tendencias de largo plazo”.