Foto: B. navez-Kerguelen
Foto: B. navez-Kerguelen

El efecto de canola y cochachuyo en la composición del músculo de truchas

Chile: Investigadores chilenos describieron varios cambios en el lipidoma del filete de trucha arcoíris, detectando un nuevo tipo de ácido graso y altos niveles de fosfolípidos con canola y cochayuyo.

Publicado

Se ha estudiado una variedad de reemplazos de materias primas para reducir la dependencia de la harina y aceite de pescado en las dietas de salmones.

Si bien se ha logrado hacer dietas que no afecten la salud, crecimiento y bienestar de los peces, algunos expertos plantean que faltan estudios sobre cómo estas dietas afectarían a la cantidad de ácidos grasos omega 3 y 6 en el filete.

Por ejemplo, un estudio evaluó el efecto de la inclusión en la dieta de aceite de canola (Brassica napus) y tres niveles de harina de Cochayuyo (Durvillaea antárctica), detectándose una reducción en los niveles de omega 3 al reemplazar el aceite de pescado con aceite de canola, pero con una recuperación parcial de estos niveles al agregar la harina de macroalga.

El lipidoma se refiere a la totalidad de los lípidos en las células, por lo que realizar un análisis de lipidomas con cromatografía líquida-espectrometría de masas (LC-MS/MS) podría proporcionar más información sobre cómo se remodelan los diferentes lípidos que componen el músculo de la trucha arcoíris en función de los cambios en la dieta.

Con esa teoría, científicos chilenos realizaron un nuevo estudio para justamente evaluar el efecto del aceite de canola a un 90% de inclusión en la dieta y de 1,5, 3 y 6% de inclusión de harina de cochayuyo, como reemplazo de la celulosa, en el lipidoma muscular de truchas arcoíris.

El análisis de los expertos les permitió identificar 329 lípidos, representados principalmente por fosfolípidos y ésteres grasos. También lograron identificar especies lipídicas menos estudiadas, entre ellas los ésteres de ácidos grasos de hidroxiácidos grasos (FAHFA), considerados lípidos bioactivos con efectos antiinflamatorios y antidiabéticos que no había sido reportado anteriormente en músculo de trucha arcoíris.

Otros tipos de nutrientes funcionales

“Se puede observar que el lipidoma de los grupos sometidos a dietas experimentales difirió significativamente del grupo control (sin inclusión de aceite de canola ni harina de cochayuyo), conteniendo lípidos importantes como EPA y ARA y reduciendo sus niveles en comparación con el grupo control. Esto también se puede ver en otras especies de lípidos, como FAHFA, pero parecen estabilizarse con la inclusión de 6% de harina de cochayuyo”, detallaron los autores en sus resultados.

Por el contrario, en todas las dietas experimentales la especie Fosfatidiletanolamina mostró niveles cuatro veces más altos que el control y también se observaron incrementos de fosfolípidos ricos en omega 3 y 6.

Otros tipos de fosfolípidos se vieron aumentados debido a las dietas experimentales. Los fosfolípidos están compuestos principalmente por ácidos grasos poliinsaturados de los tipos omega 3, 4, 5 y 6, lo que confirma la plasticidad del lipidoma del músculo de la trucha arcoíris.

“Los diferentes niveles de inclusión de harina de cochayuyo utilizados no fueron suficientes para provocar cambios más notables en el lipidoma. El cochayuyo también tiene altos niveles de n-3 y n-6, pero los lípidos totales de esta especie son muy bajos en comparación con otras especies de macroalgas. También es posible que el aporte del cochayuyo haya sido enmascarado por los ácidos grasos del aceite de canola”.

“Sin embargo, de acuerdo con los resultados de este estudio y lo reportado en la literatura, el cochayuyo es una macroalga parda que contiene múltiples nutrientes funcionales, como el β-glucano, que pueden afectar otros aspectos del ciclo productivo de los peces carnívoros, principalmente la salud y el bienestar y la resistencia a enfermedades”, concluyeron los científicos.

Lea el estudio completo titulado “Analysis of Muscle Lipidome in Juvenile Rainbow Trout Fed Rapeseed Oil and Cochayuyo Meal”, aquí.