Lanzan proyecto para reducir las enfermedades de salmones en sistemas RAS

Noruega: El objetivo de la iniciativa, liderada por NIVA, es proporcionar una mejor salud y el bienestar de los peces en las instalaciones de recirculación acuícola.

Publicado

NIVA y sus socios han iniciado un proyecto para desarrollar un mejor conocimiento y medidas efectivas contra las bacterias y los virus que causan enfermedades en las instalaciones acuícolas de recirculación (RAS).

Con el proyecto Bioseguridad en RAS (BRAS), el objetivo es proporcionar una mejor salud y bienestar de los peces en las instalaciones de RAS, y más allá en la fase de consumo de salmones.

“Sabemos muy poco sobre cómo las bacterias y los virus que causan enfermedades se establecen en RAS y qué se necesita para deshacerse de ellos”, dice Ole-Kristian Hess-Erga, líder del proyecto e investigador principal del Instituto Noruego para la Investigación del Agua (NIVA).

Si se establecen microorganismos causantes de enfermedades en una instalación RAS, se deben implementar medidas exhaustivas de lavado y desinfección. Tales medidas afectarán la operación de la instalación y pueden tener consecuencias importantes para la producción.

La industria ha visto un aumento en los brotes de infecciones y es urgente averiguar por qué sucede esto y qué se necesita para prevenirlo.

“Necesitamos más conocimiento sobre la presencia y supervivencia del agente, especialmente el virus ISA en la fase de incubación. El proyecto es importante para brindar asesoramiento sólido y científico sobre el uso continuo del biofiltro a las autoridades administrativas y a los productores”, indica Sonal Patel, sección de bioseguridad acuática del Instituto Veterinario.

“Con el proyecto Bioseguridad en RAS (BRAS), esperamos identificar si los patógenos se establecen y dónde se establecen en una instalación RAS y proponer medidas para reducir la infección. De esa forma, se minimizará el riesgo de enfermedades infecciosas y los resultados del proyecto contribuirán a una producción segura y eficiente”, afirma Hess-Erga.

Los nuevos conocimientos en esta área también tendrán valor de transferencia para el transporte de salmón y otras formas de cultivo cerrado o semicerrado, por tierra y por mar.

“Si todo sale como pensamos, el proyecto BRAS conducirá a una mejor salud y bienestar de los peces en las instalaciones de RAS, y más adelante en la fase de consumo de peces”, concluye Hess-Erga.