Desafíos de la salmonicultura ante nueva temporada FAN

Fabiola Villanueva, directora ejecutiva de @FAN spa.
Fabiola Villanueva, directora ejecutiva de @FAN spa.

Opinión: "Con un monitoreo eficiente podemos proyectarnos ante estos escenarios de floraciones algales nocivas, aunque aún no podemos predecirlas", afirma Fabiola Villanueva.

Publicado

*Columna de opinión para Salmonexpert de Fabiola Villanueva, directora ejecutiva de @FAN spa.

La presencia de Floraciones Algales Nocivas (FAN) en la industria salmonicultora en Chile no es nueva. Lembeye & Campodónico (1984) atribuyeron al dinoflagelado Prorocentrum micans la mortalidad de peces de cultivo. Sin embargo, el primer evento FAN con consecuencias negativas para la industria, ocurrió entre fines de agosto y principios de septiembre de 1988, el cual fue causado por la presencia de la microalga Heterosigma akashiwo.

Desde aquellos años hasta nuestros días, se han registrado diversos eventos con mortalidades asociadas, algunas de ellas masivas, afectando a distintos barrios. Cada año se registra un nuevo evento y los registros de floraciones primaverales se adelantan.

Las FAN amenazan a los peces de cultivo por diversos mecanismos, los que van desde la disfunción respiratoria producto del daño mecánico acumulativo en el tejido branquial que se vuelve crónico, la disminución en la cantidad de oxígeno disuelto en la columna de agua seguido por la degradación bacteriana sobre la misma biomasa de microalgas, los compuestos tóxicos producidos por algunas especies, la oxidación de la membrana celular por ROS, PUFAs u otros metabolitos producidos por las microalgas y la alteración en la capacidad osmo-regulatoria mediada por toxinas.

De esta manera aparece un concepto específico de FAN que se aplica para los peces de cultivo, donde se definen como “proliferaciones de microalgas, independientemente de su concentración, que causan cambios en la conducta de los peces, que van desde estrés hasta la mortalidad y su nocividad depende de lo que el pez pueda soportar”.

Cuando nos referimos al término de nocivo se debe tener en cuenta que no se debe entender como mortalidad, sino como cambio en la conducta habitual de los peces: inapetencia, nado errático, entre otros; toda característica que se vea alterada ante la presencia de microalgas indica, de esta manera, un grado de nocividad, por lo tanto, la mortalidad es lo último esperado.

Bajo este concepto que engloba tanto el conocimiento en taxonomía de fitoplancton como en características importantes acerca de los peces de cultivo, se hace necesario que los nuevos analistas de la industria adquieran conocimiento mucho más allá de un nombre científico o técnicas de microscopía. En este nuevo escenario es necesario comprender el problema como un todo: el análisis taxonómico de las muestras para reconocer especies nocivas y potencialmente nocivas, las características oceanográficas de cada sector y las condiciones de los peces de cultivo, tanto en especie, aspectos sanitarios, condiciones de cultivo, peso, etc. El conocimiento integral de la información es lo que finalmente permite que podamos disminuir las mortalidades producidas por las FAN.

Es importante señalar que las capacitaciones del personal de los centros de cultivo y a bordo de embarcaciones de traslado de peces, han tomado gran relevancia, ya que son los primeros ojos que ven el agua y esto permite la toma de decisiones tempranas, además de aumentar la cantidad de puntos de monitoreo activo de las FAN, lo que entrega información sobre estos fenómenos con mayor y mejor extensión.

El trabajo colaborativo y nuevas herramientas que se han desarrollado (por ejemplo, aquellas que permiten trabajar con modelos de dispersión de partículas, las herramientas satelitales, mapas de riesgo, entre otros) son de gran importancia para poder abordar de mejor manera el tema FAN.

El conocimiento acerca de las especies nocivas que van a apareciendo día a día, como se van dispersando y extendiendo, qué tipo de daño causan, cómo se han comportado en el tiempo anteriormente analizando las bases de datos disponibles, entre otras cosas, nos permiten incluso poder comprender cuál es la mejor alternativa para manejarlas con el fin de disminuir la mortalidad. Con un monitoreo eficiente podemos proyectarnos ante estos escenarios FAN, aunque aún no podemos predecirlas.