Unas 800 personas trabajan en la planta Entrevientos de Punta Arenas, con una presencia mayoritaria de mujeres en las líneas de procesamiento. Foto: Salmonexpert.
Unas 800 personas trabajan en la planta Entrevientos de Punta Arenas, con una presencia mayoritaria de mujeres en las líneas de procesamiento. Foto: Salmonexpert.

Los planes de crecimiento para la planta salmonicultora conjunta Entrevientos

Chile: La unidad de proceso, perteneciente a Blumar y Multi X, ampliará su capacidad con una tercera línea de filete y porciones. En Punta Arenas, emplea a 800 personas, priorizando las magallánicas.

Publicado Actualizado

Entrevientos, una planta que es propiedad de las empresas Blumar y Multi X, acaba de cumplir dos años desde el inicio de sus operaciones: fue el 16 de junio de 2020 cuando procesaron los primeros setenta salmones.

En sus comienzos estaba diseñada para elaborar principalmente piezas enteras congeladas, pero las cambiantes condiciones del mercado, por la pandemia primero y la guerra en Europa después, llevaron a reconvertir sus procesos y hoy dos tercios de su producción corresponden a filetes frescos y congelados.

Construir la planta demandó una inversión de 60 millones de dólares, y en el tiempo que llevan operando ya destinaron otros 10 millones de dólares para modernizar equipos y habilitar la segunda línea de fileteado que, aunque aún falta terminar de automatizar, ya está operativa.

Pero hay más planes para fortalecer la salida de productos con valor agregado: en carpeta tienen un proyecto para ampliar su capacidad de proceso con una tercera línea de filete y porciones que esperan concretar de aquí al próximo año.

En una instalación de 11 mil metros cuadrados, ubicada justo en el acceso a Punta Arenas, Entrevientos recibe a diario decenas de camiones que trasladan los salmones para su proceso y despacha luego miles de cajas con el producto listo para su exportación.

Pulcritud y eficiencia son dos términos que describen el ambiente de trabajo dentro de la planta. Para ingresar, cada persona debe someterse a estrictas reglas para garantizar la higiene y seguridad del producto.

Son procesos rápidos, con operarios que muestran experiencia y habilidad y que ayudan a despachar la materia prima en cuestión de pocas horas. Desde la recepción de los salmones previamente sacrificados, pasando por las tres líneas de eviscerado, la clasificación y calibrado del pescado y los distintos caminos que sigue cada pieza en la línea de producción: congelado, fresco, entero, filete en distintos cortes y porciones, hasta el empaque del producto.

El gerente de la planta, Cristian Martinic, dice a Salmonexpert que la capacidad mensual de proceso es de siete mil toneladas de materia prima y que para este año tienen programado procesar entre 37 mil y 38 mil toneladas.

El gerente de la planta Entrevientos, Cristian Martinic, lleva 25 años trabajando en el rubro salmonicultor. Foto: Salmonexpert.
El gerente de la planta Entrevientos, Cristian Martinic, lleva 25 años trabajando en el rubro salmonicultor. Foto: Salmonexpert.

Trabajadores especializados

El ejecutivo cuenta además que en la planta trabajan en forma permanente unas 800 personas. Destaca la presencia de las mujeres, cerca del sesenta por ciento de la dotación, y también de muchos inmigrantes, entre el 10 y 15 por ciento de los trabajadores.

“Priorizamos el empleo regional, pero hay cierto nivel de especialización en algunas tareas que no hemos encontrado acá”, comenta Martinic.

Las áreas de mantención de equipos, electromecánica y frío son las que no alcanzan a ocupar mano de obra local. Para abordar esta carencia ya están trabajando con el Liceo Industrial de Punta Arenas buscando promover la formación de estudiantes que después hagan su práctica en Entrevientos y, eventualmente, se queden a trabajar con ellos.

Comunidad

Insertos en un sector industrial al norte de Punta Arenas, en Entrevientos son también vecinos de tradicionales poblaciones como Río Seco y Barranco Amarillo.

Cristian Martinic cuenta que buscan tener una relación muy cercana con su entorno: “buscamos apoyar a las escuelas de Barranco Amarillo y Río Seco, el centro de salud familiar y las juntas de vecinos. Tratamos de hacer el menos ruido posible y nos preocupamos de que haya una presencia grata de la planta en este sector.”

Nuevas certificaciones

La planta procesa los salmones de las dos compañías propietarias, pero también recibe encargos de otras empresas que operan en Magallanes.

“Quienes procesan aquí saben que tienen acceso a todos los mercados internacionales”, comenta Cristian Martinic a propósito de las varias certificaciones que ostenta Entrevientos.  Dentro de pocas semanas entrarán en un proceso de renovación de algunas.

“Hay una presión importante de los mercados, cada uno con distintas exigencias a las que debemos someternos y con Sernapesca hemos trabajado los requisitos que debemos cumplir. En ese sentido esta planta está autorizada para exportar a todos los mercados que son principales consumidores de salmón, tanto para fresco como para congelado”, señala el ejecutivo.