La compañía estimó una recuperación para 2022, alcanzando cosechas totales entre 51 mil y 55 mil toneladas WFE. Foto: Salmones Camanchaca.
La compañía estimó una recuperación para 2022, alcanzando cosechas totales entre 51 mil y 55 mil toneladas WFE. Foto: Salmones Camanchaca.

4T: Productor de salmón chileno deja atrás efecto FAN y eleva 63% ingresos

Chile: Luego de cosechar 40 mil toneladas durante 2021, Camanchaca estima una recuperación registrando hasta 55 mil toneladas de producción en 2022, lo que se suma a sus ganancias en el cuarto trimestre.

Publicado Actualizado

A través de un comunicado de prensa, Salmones Camanchaca informó sus resultados financieros para el último trimestre del 2021 (4T), mostrando una importante recuperación de cifras operativas, con ingresos que alcanzaron US$107,6 millones y ganancias por US$9,7 millones, aunque en el consolidado del año pasado se anotaron pérdidas.

Los ingresos aumentaron 63% respecto al mismo trimestre de 2020, empujados por un alza de 47% en el precio de venta del salmón Atlántico, y por un aumento de 18% en el volumen vendido. La compañía enfatizó que continúa profundizando su estrategia de darle mayor valor agregado a las cosechas, orientados a los mercados que valoran mejor el producto chileno.

Las cosechas de salmón Atlántico alcanzaron las 15 mil toneladas WFE, 77% superiores a las del tercer trimestre, pero aun levemente inferiores a la del cuarto trimestre de 2020 por los efectos rezagados de los bloom de algas ocurrido a inicios de 2021, y que llevaron la cosecha de todo el año a 40 mil toneladas WFE, 24% menos que el año anterior. Pese a ello, la compañía estimó una recuperación para 2022, alcanzando cosechas totales entre 51 mil y 55 mil toneladas WFE.

De acuerdo con lo informado, mejores precios y mayores volúmenes vendidos marcaron el último trimestre de 2021 y permitieron recuperar la rentabilidad. El EBITDA llegó a US$17,6 millones, revirtiendo el resultado negativo del cuarto trimestre de 2020 e incrementando en US$14 millones el resultado del trimestre inmediatamente anterior. También destacó la mejora de costos de proceso, ahora por debajo de su objetivo de largo plazo.

Igualmente, se destacó que el 29 de diciembre concluyó exitosamente el aumento de capital con 96% de las acciones ofrecidas, suscritas y pagadas, recaudando US$23 millones. A lo anterior se sumó la reestructuración de deuda de largo plazo mediante la suscripción de un “crédito sustentable” único en su tipo a nivel sectorial en Chile, por un total de US$135 millones y que vincula los spreads del crédito al cumplimiento de ciertos progresos en cinco métricas específicas de sustentabilidad negociadas con los acreedores.

Foto: Salmones Camanchaca.
Foto: Salmones Camanchaca.

Ricardo García, vicepresidente de Salmones Camanchaca afirmó que “estamos contentos con la recuperación de la actividad y resultados obtenidos en el cuarto trimestre, que comienzan a mostrar nuevamente las capacidades de nuestra empresa, dejando atrás los episodios de floraciones algales a comienzos del 2021. Un año en que también mostramos que el eje de la sostenibilidad no sólo abarca esfuerzos en áreas productivas, sino que lo llevamos al ámbito financiero con el crédito genuinamente vinculado a nuestros progresos.

“También se refleja en nuestra clasificación destacada en el Índice de Sostenibilidad Dow Jones (DJSI), y con orgullo, que nuestra empresa fuera incluida en el Anuario de Sostenibilidad 2022 de Standard &Poor (S&P) con el sello de ‘Movilizadores de Industria', que identifica a las empresas que han tenido un crecimiento sobresaliente en la evaluación de su gestión de sostenibilidad, y donde sólo 50 firmas a nivel mundial ostentan este distintivo”.

El ejecutivo agregó que “el contexto mundial es favorable para la salmonicultura, pues las proteínas alternativas están bajo presión por sus efectos sobre gases de efecto invernadero, y por el crecimiento de la demanda por proteínas saludables y nutritivas de bajas emisiones y poco uso de agua. El salmón cultivado es una respuesta sustentable a los desafíos de alimentar al mundo, usando una ínfima parte de la superficie marítima, dejando muchísimo menos huella de carbono, y casi sin usar agua dulce, que son los grandes desafíos del planeta”.