Las inquietudes salmonicultoras frente a la ley de delitos económicos y ambientales

De izquierda a derecha: María Alicia Baltierra, Loreto Seguel, y Alejandro Santibáñez.
De izquierda a derecha: María Alicia Baltierra, Loreto Seguel, y Alejandro Santibáñez.

Chile: Entre otras cosas, no está claro cómo se define el real impacto y quién lo hará, en los casos cuando eventualmente se afecten significativamente los componentes medioambientales.

Publicado

Esta semana se realizó el simposio sobre la nueva ley de delitos económicos, donde en uno de los bloques, de manera inédita, estuvo presente la industria con el tema “Salmonicultura y Protección Ambiental” con María Alicia Baltierra, Loreto Seguel y Alejandro Santibáñez.

Y entre las prácticas que ahora se incluyen como delitos, están certificación falsa, introducir agentes químicos al mar, a los ríos y lagos sin autorización, la ruptura maliciosa de redes, sustracción de peces en centros de cultivo, liberar salmones sin permiso y comercializarlos, y extracción de agua desde el subsuelo, por mencionar algunas.

Frente a esta nueva regulación, la industria se mostró a favor de cumplirla fielmente, pero ciertos puntos de la ley están generando inquietud. Así, la directora Jurídica de SalmonChile, María Alicia Baltierra, expuso que en las normativas del sector intervienen tres Ministerios: el Economía, Defensa y Medio Ambiente, siendo procesos muy burocráticos.

Por lo mismo, la preocupación radica, según Baltierra, en cómo habrá una correcta relación entre los procedimientos de carácter administrativo y penal, por ejemplo, en una elusión, y además en casos de centros de salmónidos antiguos sin Resolución de Calificación Ambiental Sernapesca difiere hoy con la SMA en procesos y si se agrega el Ministerio Público ahora será todo menos claro.

Asimismo, al igual que en la ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas, la de delitos económicos da a conocer que será sancionado el que afecte significativamente los componentes medioambientales, emergiendo la pregunta de cómo se define ese impacto y quién lo hará, además del catálogo de prácticas objeto de sanción penal.

Por su parte, la directora ejecutiva del Consejo del Salmón, Loreto Seguel, afirmó que esta industria se encuentra tremendamente regulada, sobre todo con la crisis del virus ISA, pero que el enfoque del sector es buscar el cumplimiento irrestricto de la normativa, necesitándose una alianza de tipo público-privada para la impecable implementación de la ley de delitos económicos y ambientales, sin mitos en este trabajo conjunto.

Mientras que el presidente de Multisindical de Trabajadores Salmonicultores, Alejandro Santibáñez, dejó en claro que eludir o evadir la responsabilidad ambiental hace mal a una industria que quiere mejorar. A su juicio, existen errores, pero es importante hacerse cargo y mediante la nueva ley de delitos económicos se hace justicia al respecto.

Lo anterior, también porque, de acuerdo con Santibáñez, muchos asaltos o atentados contra centros de salmones se concretan solamente para dañar, es por eso que junto las estrategias de prevención y control se requerirá aplicar bien la nueva ley de delitos económicos y ambientales, contra el crimen organizado que golpea a la industria.