Salmonicultura de triple impacto

Javier Obach.
Javier Obach.

Chile: "La salmonicultura ha pasado por crisis importantes, pero se ha adaptado y ha incorporado tecnologías limpias", afirma Javier Obach, gerente del programa Territorio Circular.

Publicado

*Columna de opinión para Salmonexpert de Javier Obach, gerente programa Territorio Circular.

Cuando escuchamos el concepto de Economía Circular, de a poco hemos ido comprendiendo la necesidad de realizar un cambio en la forma de hacer los negocios e interactuar con nuestro entorno. Comenzamos a investigar más sobre cómo desacoplar la curva del desarrollo económico y la curva de extracción de recursos. ¿Cómo crecemos de manera más eficiente y sin externalidades negativas?, ¿cómo hacemos más con menos? (principio básico de la eficiencia).

Quizás fue la pandemia la que nos hizo mirar con más tiempo y detención nuestros procesos, hacer una pausa y preguntarnos cómo volver a crecer económicamente, cómo recuperar competitividad, pero de una manera donde no esté en juego el stock de recursos, sino que donde se pueda crecer con triple impacto positivo hacia el ambiente, sociedad y al mismo tiempo ser un buen negocio.

La Economía Circular precisamente nos brinda la oportunidad de aumentar la competitividad de los territorios, desacoplando el crecimiento económico de externalidades negativas como la escasez de recursos, generación de basura, aumento de temperatura del planeta, degradación ecosistémica, entre otras. Al mismo tiempo, ayuda a las empresas no solo a hacer la transición hacia modelos más innovadores, sino también a impulsar una economía más sustentable, justa e inclusiva.

Este modelo permite a las empresas alcanzar importantes ahorros económicos al incorporar mejoras y eficiencias en los procesos productivos, favoreciendo alianzas y nuevos negocios con socios comerciales locales y extranjeros que, además cuentan con requisitos ambientales cada vez más exigentes. Al mismo tiempo, atrae inversionistas o permite el acceso a nuevas fuentes de inversión, donde la eficiencia y modelos de triple impacto son lo esperado. Por otro lado, la Economía Circular permite el aumento de innovación y surgimiento de nuevas líneas de negocios al interior de una empresa, como también mejora su reputación y competitividad, permitiendo así una mayor interacción y satisfacción de los clientes y consumidores finales.

La salmonicultura ha pasado por crisis importantes, pero se ha adaptado y ha incorporado tecnologías limpias, capital humano avanzado, investigación y colaboración, que le ha permitido retomar un importante rol en el desarrollo del país, aportando en 2021 más de US$5 mil millones en exportación, y aportando más de 71 mil empleos en toda su cadena logística. La salmonicultura es una industria que debemos cuidar, atesorar y acompañar en el camino hacia una transición más circular, resguardando su crecimiento y minimizando sus impactos para avanzar juntos hacia una industria más sustentable.

Este año, nace el Programa Estratégico Territorio Circular, impulsado por Corfo y el Ministerio del Medio Ambiente, e implementado por Sofofa Hub, que busca a través de un trabajo colaborativo y de articulación público-privado en distintos sectores, generar las condiciones que contribuyan a una eficaz implementación de la hoja de Ruta de Economía Circular de Chile, promoviendo modelos de economía circular que generen impacto positivo en los territorios y sus habitantes.

Como Programa queremos contribuir al desarrollo de la industria de manera coordinada con actores y acciones ya iniciadas a nivel sectorial (Acuerdos de Producción Limpia, acciones del Programa Estratégico Mesoregional Salmón Más Sustentable, entre otros), para avanzar juntos a través de distintas acciones que permitan identificar nuevas oportunidades circulares en empresas del sector productivo; articular acciones conducentes a la implementación de soluciones circulares por medio de proyectos de I+D+i aplicada; impulsar un marco técnico normativo para uso de subproductos de alto impacto en sectores productivos; incorporar buenas prácticas de economía circular desde la gestión de activos en empresas productivas; visibilizar casos inspiradores; y apoyar acciones de difusión y sensibilización con el ecosistema regional de economía circular que se encuentren en el mismo camino para llegar aún más lejos.