Junta de acreedores de Nova Austral se posterga y la empresa inicia negociación con trabajadores

El tribunal de Porvenir es el escenario del extenso proceso de reorganización judicial.
El tribunal de Porvenir es el escenario del extenso proceso de reorganización judicial.

Chile: Sucesivas postergaciones han caracterizado el proceso de reorganización de los pasivos de la empresa salmonicultora que se desarrolla en Juzgado de Letras y Garantía de Porvenir.

La complejidad de los antecedentes que se manejan, la gran cantidad de acreedores y la presentación de diversas propuestas, junto a las capacidades de un tribunal pequeño como el de la capital de Tierra del Fuego, son algunos factores que explican las sucesivas decisiones de postergar las audiencias para tomar las decisiones que den viabilidad al proceso de reorganización al que se sometió Nova Austral para planificar una salida ordenada a sus deudas.

Este martes estaba programada la junta de acreedores en formato virtual, pero al igual que en ocasiones anteriores se formuló una petición para aplazar el encuentro que, con la aprobación del tribunal, quedó agendado para el 15 de diciembre.

En todo caso, los sucesivos aplazamientos han dado espacio para ir perfilando los acuerdos que permitirían llegar a acuerdos que satisfagan a todos los involucrados.

Lo anterior en un proceso que miran con especial atención los sindicatos de la salmonicultora que esperan la continuidad de las operaciones y de sus empleos.

Y en este escenario, el sindicato de trabajadores de la piscicultura de Tierra del Fuego entró a un proceso de negociación colectiva con la empresa, en una negociación que no va según sus expectativas según una declaración que emitieron los dirigentes.

Según el sindicato, las próximas dos semanas serán cruciales para llegar a un acuerdo y evitar una huelga que haría aún más compleja la situación para la empresa; además acusan un “casi nulo” interés de su empleador por conciliar posturas en cuanto a condiciones de trabajo, descansos y remuneraciones.

Enfatizan en su declaración que como trabajadores han salido en defensa de la industria ante sus detractores y el Gobierno, y que asimismo no tolerarán que las demandas de los trabajadores sean marginadas por los intereses de grupos inversionistas extranjeros.