Valentina Tapia es directora de ventas en Chile de Aker BioMarine. Imagen: Aker BioMarine.
Valentina Tapia es directora de ventas en Chile de Aker BioMarine. Imagen: Aker BioMarine.

“Los planes de Aker BioMarine en Chile son a largo plazo”

Chile: La nueva directora de ventas a nivel nacional de la compañía de harinas y aceites de krill, afirma que incluir esta materia prima en la dieta del salmón promueve su crecimiento, salud y bienestar.

Publicado

Aker BioMarine es una empresa enfocada en la pesca del krill antártico. A través de procesos de biotecnología han desarrollado distintos ingredientes para aplicaciones humanas en el ámbito de suplementos dietéticos y nutracéuticos y de alimentación para peces, camarones y mascotas.

La compañía dispone de tres productos para diversas especies acuícolas: harina alta de lípidos, harina alta en proteínas y aceite que contiene astaxantina y omega 3. La cadena de valor de Aker BioMarine se extiende desde la recolección sostenible de krill en la Antártida hasta su centro logístico de Montevideo, luego a su planta de producción de Houston, y finalmente a sus clientes de todo el mundo.

Desde el segundo semestre de 2020, Valentina Tapia asumió como directora de ventas en Chile de Aker BioMarine. La bióloga marina cuenta con una amplia trayectoria en el sector acuícola, desempañando cargos de liderazgo e investigación en Fundación Chile, AVS Chile y Veso.

El objetivo de Tapia es posicionar los productos de de Aker BioMarine para la industria en Chile, además de apoyar la gestión de la empresa en Latinoamérica: “Queremos entender la industria chilena, existen particularidades que son importes de considerar cuando presentamos nuestros productos, además de apoyar el desarrollo de dietas hechas especialmente para los desafíos que tiene la industria en el país”.

“Mi responsabilidad será estar en contacto con la realidad de nuestra industria, como también generar conocimiento en conjunto con los productores, plantas de alimento y los grupos de investigación local”, afirma en conversación con Salmonexpert.

Materia prima obtenida del krill. Imagen: Aker BioMarine.
Materia prima obtenida del krill. Imagen: Aker BioMarine.

Materias primas

La nueva representante de la empresa en Chile estima que en el país existe una buena matriz de ingredientes: “Ahora, si queremos alcanzar la demanda de crecimiento para alimentar al mundo dentro de los próximos 30 años es necesario ampliar esa matriz. Aquí es donde el krill entra como una materia prima interesante, con un alto valor nutricional, un producto sostenible y con los volúmenes necesarios para suplir la demanda de las empresas de alimento”.

Los planes para Chile son pensando en el largo plazo, establece Tapia. “Creemos que Chile es un mercado con tremendo potencial, y queremos entender los desafíos y particularidades de este mercado. Tenemos intención de generar lazos tanto con la comunidad científica local como con los productores para lograr identificar los beneficios que podemos entregar como proveedor. Además, vemos que en Chile están liderando en temas relacionados con compromisos sustentables y creemos que hay mucho que aprender de como los productores han logrado avanzar en esta área de cara al mercado que lo exige”, agrega.

Compromisos

  • Antes de desplegar su primera red de pesca en la Antártica, Aker BioMarine un diálogo con WWF-Noruega para asegurarse de que sus operaciones tuvieran un impacto bajo en el ecosistema antártico.
  • Aker BioMarine se ha asociado con la Coalición Antártica y del Océano Austral (ASOC) y WWF-Noruega para establecer el Fondo de Investigación de la Vida Silvestre Antártica (AWR).
  • En una campaña unida de la industria del krill, Aker BioMarine promueve prácticas de sustentabilidad efectivas a través de la Asociación de Compañías Responsables de Cosecha de Krill (ARK).

Propiedades

Para los impulsores de Aker BioMarine, la harina de krill antártico está considerada como una de las pocas fuentes marinas de proteínas verdaderamente sostenibles para dietas de acuicultura. “Con un perfil nutricional que se compone de lípidos y proteínas sirve como una alternativa viable a la harina de pescado, como también otros concentrados proteicos. Por este motivo, el krill ha despertado el interés de la comunidad científica, que trata de comprender cómo los altos niveles de EPA y DHA, los fosfolípidos, vitaminas, nucleótidos y astaxantina naturales que posee el krill afectan a la salud y el bienestar de los peces cuando se complementan con la dieta”.

En general, “nuestra investigación muestra que el krill en una dieta promueve el crecimiento, la salud y el bienestar general de los peces. Además, hemos observado un aporte en mejorar la calidad del filete entregando firmeza, disminuyendo el gapping y mejorando el rendimiento como también una disminución en la melanosis. Hay mucho que seguir investigado y Aker Biomarine tiene un gran equipo de investigadores enfocados como también colaborando con nuestros clientes en el desarrollo de sus dietas”, detalla Valentina Tapia.

En el 2020, la compañía entregó productos de krill a aproximadamente 16 plantas diferentes en todo el mundo que producían alimentos para salmón Atlántico, salmón coho o trucha arcoíris de cultivo en distintos continentes. Además de la entrega de producto para dietas de otras especies en Europa, Latinoamérica y Asia.

Carbono neutralidad

El krill es una de las biomasas más grandes de nuestro planeta.
El krill es una de las biomasas más grandes de nuestro planeta.

Tapia detalla que el alimento de peces es uno de los factores que representan entre un 50 a un 60% de la huella de carbono de la producción de salmónidos, “vemos con atención los esfuerzos y compromisos que están haciendo las empresas productoras y proveedoras en hacer sus producciones más eficientes y comprometidas a una no lejana carbono neutralidad”.

“Aker BioMarine se ha propuesto bajar su huella de carbono en un 50% al 2030 y llegar a ser carbono neutrales al 2050, vemos esto como un gran desafío pero el foco esta puesto en esto. A través de la innovación en nuestros procesos, ser más eficientes y aprovechar todos los subproductos de nuestra materia prima estrella, el krill”, finaliza la especialista.