Astillero se expandirá para entregar mayores servicios a la actividad salmonicultora

Pontones en plena construcción.

La empresa chilena Aquatem, que opera en Quellón, hará una importante inversión para lograr así trabajar con naves mayores a 200 TRG.

Publicado

Un proyecto de inversión fue presentado recientemente al Servicio de Evaluación Ambiental, que implica desembolsar US$650 mil, para expandir un astillero de Quellón.

Se trata de una iniciativa de la empresa Servicios acuícolas Aquatem, que tiene como actividad principal la construcción y reparación de naves y artefactos navales, transformándose en contratista de la zona sur del país, de empresas salmonicultoras, turísticas y navieras que necesitan de están maniobras para cumplir con los estándares que exige la normativa.

El proyecto es la regularización de las capacidades ya instaladas en el sector de Cheted, Quellón, las cuales comenzaron como un varadero y maestranza para luego transformarse en un astillero de naves menores y hoy busca expandirse a trabajos con naves o artefactos navales mayores a 200 TRG, aprovechando la instalación que se tiene el lugar.

“Cabe destacar el proyecto realiza sus reparaciones y acciones dentro del área terrestre, sólo pidiendo los permisos necesarios para maniobras de varada y desvarada en el uso de playa. Los trabajos de barcazas o lanchas se realizan en galpón techado principalmente y las estructuras como pontones al aire libre producto de las alturas que ellos poseen”, precisaron.

Para la construcción de las embarcaciones, en tanto, se utilizará como material principal el acero estructural y/o naval, en planchas y perfiles metálicos, prepintados o pintados en el lugar; también es posible de ser utilizado como material principal de construcción el aluminio de grado naval.

En mucha menor medida, detallaron, se utilizan perfiles de cobre, acero inoxidable, bronce, y madera. Para ello se utilizarán maquinaria y herramienta del rubro como

Así las cosas, el objetivo del proyecto es adecuar el astillero constructor de naves menores y mayores, de hasta 200 toneladas de desplazamiento, utilizando la infraestructura y capacidades actualmente existentes en el lugar para la reparación y fabricación de embarcaciones o artefactos navales, proporcionando servicio a la industria naval, acuícola y servicios marítimos en general.