Skip to main content

Altos precios del salmón en 2016 incentivarían su cultivo en tierra

Imagen referencial de salmón. Foto: Freeimages.
Imagen referencial de salmón. Foto: Freeimages.

Italia: recientemente, la FAO publicó un informe que analiza la situación del mercado del salmón durante el año 2016 y el primer trimestre de 2017.

Identificar formas efectivas de hacer frente a la creciente brecha entre la oferta y la demanda de salmón, es el enfoque que han tomado los nuevos actores de la industria salmonicultora a lo largo de la cadena de suministro, debido a los altos precios del salmón durante el 2016.

Varios países están viendo la situación como una oportunidad para desarrollar la salmonicultura, mientras que el interés por las opciones de cultivo en tierra está aumentando. Por el lado del mercado, los que desarrollan productos buscan maximizar el valor para los consumidores, usando un mínimo de materia prima.

Panorama

Tras un año de precios récord en 2016, el primer trimestre de 2017 se ha visto marcada por una fuerte caída de los precios mundiales del salmón de cultivo a partir de los altos precios alcanzados en diciembre. Esto se debe, en parte, a una disponibilidad relativamente mayor de pescado, pero también es el resultado de una disminución estacional de la demanda, que se ve exacerbada por la ausencia de un importante comprador de primer año: Rusia. Sin embargo, los precios en los mercados estadounidense y europeo siguen estando por encima de los niveles del año pasado, y a pesar del decaimiento de los precios a futuro, las perspectivas siguen siendo positivas.

En la actualidad, existe una amplia aceptación de la firmeza de la estabilidad de precios respaldada por el rápido crecimiento de la demanda mundial y una serie de restricciones reglamentarias en el crecimiento de la oferta. Todos estos factores han creado la motivación para que las partes interesadas busquen formas de maximizar su participación en los suculentos ingresos que se generan con relativamente poca materia prima.

Los países productores secundarios como la Rusia, Canadá, Irlanda, Islandia y Australia han invertido en el desarrollo de nuevos sitios de producción salmonicultora, mientras que la viabilidad a gran escala de la acuicultura en tierra es cada vez más una cuestión de "cuándo". También se centra fuertemente en el desarrollo de tecnologías para aumentar la eficiencia tanto en el nivel de producción como en el de procesamiento, mientras quienes desarrollan productos se esfuerzan por encontrar nuevas formas de agregar valor y reducir los requerimientos de materia prima.

Lea la nota completa en Globefish.