Skip to main content

Empresa invertirá US$11 millones para electrificar la acuicultura noruega

La imagen es de una de las instalaciones de Lerøy, que en cooperación con BKK ha recibido apoyo para electrificar 24 plantas de acuicultura en Hordaland. Foto: Lerøy.
La imagen es de una de las instalaciones de Lerøy, que en cooperación con BKK ha recibido apoyo para electrificar 24 plantas de acuicultura en Hordaland. Foto: Lerøy.

Noruega: Hoy, existen alrededor de 1.100 centros acuícolas a lo largo de la costa noruega. La mitad de ellos están electrificados, reemplazando los generadores de energía diésel.

La empresa BKK estableció su propia filial para la electrificación de la acuicultura noruega, con un límite de inversión de más de NOK 100 millones (sobre los US$11 millones).

BKK ahora está buscando un líder para la nueva empresa, que es parte de su ambición de convertirse en el más grande de Noruega en electrificación, según informa el medio asociado a Salmonexpert, Kyst.no.

“La acuicultura es una industria importante, donde desarrollamos, poseemos y operamos soluciones para reemplazar los generadores de energía diésel con electricidad. No sólo es respetuoso con el clima, sino que también reducirá el ruido y los gases de escape y mejorará el entorno de trabajo para quienes trabajan en las piscifactorías”, afirma Ingrid von Streng Velken, vicepresidenta ejecutiva de innovación y desarrollo de BKK.

En colaboración con BKK, Lerøy Sjøtroll recibió recientemente fondos de Enova para electrificar 24 centros de cultivo de peces en Hordaland. El gerente de la nueva compañía construirá una organización que será responsable de electrificar estas instalaciones y desarrollar aún más la iniciativa.

Gran potencial

Junto con Sunnfjord Energi, BKK ha desarrollado el concepto Energy partner, donde diseñan, construyen, poseen y operan infraestructura eléctrica para la industria acuícola noruega. Sunnfjord Energi ahora se convierte en parte de BKK a través de una fusión. La nueva posición se agregará a Sunnfjord e Ytre Sogn, donde ya hay experiencia en la electrificación de pisciculturas.

“Nuestro concepto hace que la transición de las emisiones fósiles a cero sea más rápida, y es más fácil para los actores de la acuicultura participar en el cambio verde”, asegura Velken.

Hoy, existen alrededor de 1.100 centros de cultivo de salmones a lo largo de la costa noruega. La mitad de ellos están electrificados.

“Inicialmente, nos enfocamos en las plantas que pueden ser electrificadas con energía en tierra. Pero a largo plazo, también será relevante electrificar las operaciones que están más alejadas. Entonces debemos usar viento, sol y batería. La tecnología también puede ser relevante para otras industrias, por lo que el potencial es grande”, destaca Velken.

Lea también: