Skip to main content

Lesiones cutáneas en salmónidos: ¿piscirickettsiosis o tenacibaculosis?

Lesiones cutáneas causadas por Tenacibaculum spp. Foto: Dr. Rubén Avendaño-Herrera.
Lesiones cutáneas causadas por Tenacibaculum spp. Foto: Dr. Rubén Avendaño-Herrera.

Chile: Al ser ambas enfermedades presentes en Chile y con lesiones cutáneas similares, es importante llegar a un diagnóstico correcto para evitar fracasos terapéuticos y sus consecuencias.

Consultado por Salmonexpert, el Dr. Rubén Avendaño director del Laboratorio de Patología de Organismos Acuáticos y Biotecnología Acuícola en al Universidad Andrés Bello, aclaró que las lesiones cutáneas típicas causadas por Piscirickettsia salmonis también pueden ser causadas por bacteria del género Tenacibaculum.

¿Cuáles son los patógenos más importantes que pueden causar lesiones cutáneas en salmones de cultivo?

En la actualidad es muy complejo diferenciar manifestaciones clínicas asociadas a peces con lesiones cutáneas. Se podría pensar que no hay importancia en determinar quién causa las lesiones si el punto clave es que se están muriendo los peces.

Sin embargo, es muy relevante, debido a que el criterio empleado determinará la clasificación de la causa de muerte de los peces. Es conocido que la prevalencia de P. salmonis en los centros de engorda de salmónidos es muy alta, por lo que parecía razonable que durante años se estableció como una práctica común el considerar cuadros clínicos ulcerosos como atribuibles a esta bacteria. Sin embargo, la reciente identificación en Chile de casos de tenacibaculosis, por bacterias del género Tenacibaculum como T. dicentrarchi (Avendaño-Herrera y col., 2016) o T. finnmarkense (Bridel y col., 2018), debe ser tomado con mucho cuidado y generar un rápido cambio en precisar realmente la causa de muerte de los peces cuando los signos macroscópicos son sólo externos y asociados a lesiones cutáneas.

Nosotros como laboratorio, con el fin de facilitar el diagnóstico hemos publicado recientemente un PCR especie específico para T. dicentrarchi (Avendaño-Herrera y col., 2018) y con anterioridad durante mis estudios de doctorado en España propuesto el mejor método para T. maritimum (Avendaño-Herrera y col., 2004)

¿Cuáles son las características de cada uno?

En la mayoría de los casos de tenacibaculosis ocurridos en Noruega y Chile involucran infecciones tópicas de la epidermis con la cabeza, el abdomen, las aletas y las branquias como los principales tejidos afectados y que se manifiestan como "podredumbre" de las aletas o branquias y ulceración de la piel.

Sin embargo, frente a lesiones cutáneas como úlceras en la piel y especialmente sobre la región anterior a la aleta caudal se clasifica erróneamente como causados por P. salmonis. En este sentido, me gustaría ser enfático en que no estoy señalando que la causa de muerte no sea P. salmonis, ya que se requiere determinar caso a caso, sino que, debemos abrirnos a que la causa de las lesiones cutáneas tambien pueda ser Tenacibaculum spp.. De hecho, un simple análisis de frotis de la lesión en un microscopio permitirá evidenciar la presencia de bacterias filamentosas cuando esta bacteria se encuentre en el tejido.

Una pregunta que podría surgir es ¿Tenacibaculum spp. es capaz de producir mortalidad y ser un patógeno primario? y como demostramos en Avendaño-Herrera y col. (2016), puedo señalar

que la bacteria descrita en Chile no sólo provoca muerte sino un cuadro de lesiones cutáneas tanto en salmón Atlántico como en trucha arcoíris.

Hoy, sólo en los casos más severos de tenacibaculosis los salmones son clasificados a esta enfermedad e informadas a la autoridad fiscalizadora. En esos casos el principal daño se observa en la boca, así como en la región del cráneo, dejando expuesto el hueso. Sin embargo, estamos subvalorando la tenacibaculosis, situación que es muy distinta a lo que ocurre en Noruega, en donde la autoridad le asignó condiciones de riesgo.

Recomendaciones

- Para el diagnóstico:

Ante la duda, se deben realizar diagnósticos apropiados de laboratorio o generar en las empresas instancias de capacitación para sus colaboradores que permitan reconocer estos cuadros de tenacibaculosis.

- Clasificación de la mortalidad:

Se deberían actualizar las fichas existentes en diferentes documentos empleados para la clasificación de las mortalidades y la autoridad facilitar esta información mediante publicaciones abiertas a las empresas.

¿Cuál sería una forma práctica de diferenciarlas?

Es importante considerar que se requiere de material bibliográfico y capacitación del personal que clasifica la mortalidad, pero como criterio, se debería observar e identificar las alteraciones en los órganos internos de los ejemplares muertos o moribundos. Ello debido a que los cuadros clínicos asociados sólo a lesiones cutáneas causadas por P. salmonis sin evidenciar las manifestaciones clínicas clásicas de piscirickettsiosis son excepciones, incluso caben en la categoría de hallazgo. Por tanto, el sólo evidenciar lesiones cutáneas externas sin ningún cuadro clínico en bazo, hígado o riñón, podría tener una mayor proporción de asignación a tenacibaculosis.

Cómo se puede apreciar en la foto, probablemente se puede pensar y asegurar que se trata de P. salmonis, sin embargo, no es así, y de cada una de las lesiones se aisló sólo T. dicentrarchi. Incluso, estudios con métodos moleculares demostraron peces de este grupo eran totalmente negativos a P. salmonis. Foto: Dr. Rubén Avendaño-Herrera.
Cómo se puede apreciar en la foto, probablemente se puede pensar y asegurar que se trata de P. salmonis, sin embargo, no es así, y de cada una de las lesiones se aisló sólo T. dicentrarchi. Incluso, estudios con métodos moleculares demostraron peces de este grupo eran totalmente negativos a P. salmonis. Foto: Dr. Rubén Avendaño-Herrera.

¿Qué ocurre en caso de coinfecciones bacterianas de los patógenos antes señalados?

Sin duda, la existencia de co-infección es una situación que ocurre hoy en día en los centros de engorda, por lo que surge la pregunta natural ¿Qué es lo primero? o ¿cuál es la causa de muerte de los peces? Sin embargo, creo que eso es menos importante si la preocupación es controlar el cuadro infeccioso y con qué.

Hoy, controlar las lesiones cutáneas causadas por especies bacterianas del género Tenacibaculum es difícil, ya que de acuerdo a nuestros resultados de laboratorio y en condiciones in vitro, florfenicol y oxitetraciclina no deberían de cumplir con las expectativas de tratamiento en condiciones de cultivo.

Estamos investigando otras alternativas, pero lo primordial hoy en día es conocer el real impacto de las enfermedades emergentes con cuadros de lesiones cutáneas como la tenacibaculosis, tanto por las pérdidas que causan, sus consecuencias ambientales por los fracasos terapéuticos y su correlación con enfermedades endémicas como la piscirickettsiosis.

Lea también: