Productor se convierte en propietario de salmonicultora con base en tierra

Illustrasjon av Arctic Seafarms anlegg i Langsetvågen i Nesna kommune.
Illustrasjon av Arctic Seafarms anlegg i Langsetvågen i Nesna kommune.

Noruega: La empresa adquirida planea una instalación de flujo continuo para 15.000 toneladas de peces.

Publicado

El productor del norte de Noruega, Kvarøy Fiskeoppdrett, se ha convertido en el propietario mayoritario de una empresa que planea una instalación de salmón en tierra de 15.000 toneladas.

Kvarøy ya era el mayor accionista de Arctic Seafarm y aumentó su participación al 50,1 % cuando la empresa recaudó capital adicional mediante una nueva emisión de acciones.

Alf-Gøran Knutsen es director ejecutivo de Kvarøy Fiskeoppdrett, que cultiva en jaulas de red y vende gran parte de su salmón en Estados Unidos.

Knutsen dijo que estaba feliz de que Kvarøy ahora haya tomado el control de Arctic Seafarm para que pueda aplicar su larga experiencia y conocimientos para continuar facilitando la producción de alimentos en el futuro.

“Vemos que para continuar produciendo alimentos sostenibles en el futuro, tendremos que encontrar buenas soluciones, entre otras cosas, levantando partes de la producción en tierra. La solución para el futuro es que haya acuicultores tanto en el mar como en tierra”.

El jefe de Kvarøy señaló que el trabajo preliminar para el proyecto está en marcha y que está previsto que la construcción comience en el otoño de 2023 (Hemisferio Norte).

Luego, el capital levantado se destinará a cubrir la compra de terrenos, así como los costos de ingeniería de detalle. Al mismo tiempo, cuando se construya y ponga en funcionamiento la instalación, se requerirán montos significativamente mayores.

La instalación de flujo continuo se construirá en dos partes, y el trabajo en la segunda fase sólo comenzará después de que la primera fase se haya completado y puesto en producción. Según el cronograma, ambas fases pueden estar en plena producción en 2027.

El agua de mar para el sistema de flujo continuo se traerá desde diferentes profundidades de aproximadamente 85 metros y 35 metros dependiendo de la temperatura y la estación.

La instalación funcionará con electricidad de celdas solares en los techos, energía hidroeléctrica y energía recuperada de la producción. El agua se limpiará antes de devolverla al mar y los residuos se filtrarán y utilizarán para la producción de biogás.