Matías Asun, director Greenpeace Chile. Imagen: Greenpeace.

Greenpeace ante carta de Vial: “Retrata la nula autocrítica que tiene la industria”

Chile: Críticas por parte de Greenpeace generó la carta enviada a los medios de comunicación por José Luis Vial, gerente general de Ventisqueros, entregando su apoyo a Camanchaca tras el hundimiento de la embarcación Seikongen.

“Nos impacta y lamentamos el contenido de la carta del señor Vial, pero al menos sirve para retratar el verdadero rostro de la industria salmonera en Chile”, dijo Matías Asun, director nacional de Greenpeace en Chile.

Añadiendo que: “Lamentamos que el señor Vial esté mal informado. Si él quisiera saber lo que pasó bastaría que ingresara a los sistemas públicos de información. Le avisamos que nosotros lo hicimos y descubrimos que el barco presentó una serie de deficiencias que fueron registradas por los inspectores de la autoridad marítima de China antes de su zarpe rumbo a Chile. Las deficiencias encontradas tenían que ver con puertas contra el fuego, cuestiones eléctricas y aspectos de navegación. No importa que la embarcación haya sido recientemente inaugurada si es que fue lanzada al mar con deficiencias. Accidente y negligencia no es lo mismo señor Vial”.

Asun argumentó que, “es insólito que el señor Vial diga que el gran afectado por el hundimiento sea la empresa salmonera, cuando los verdaderos afectados han sido las comunidades que no solo han enfrentado el temor de un desastre ecológico frente a sus playas, sino que están impedidos de poder desarrollar sus labores habituales de pesca y extracción en la zona. En realidad, la única beneficiada en este incidente ha sido la empresa Salmones Camanchaca, cuyas actividades siguen con normalidad apenas a 900 metros del lugar del accidente”.

Frente a la crítica de Vial a la primera exigencia impuesta por Sernapesca, de retirar la mortalidad en un plazo de 48 horas, el director de Greenpeace Chile aseguró que, “el plazo de 48 horas para el retiro de los salmones no es un antojo de la autoridad, sino que es la norma que debe aplicarse. Resulta peligroso pensar que la industria salmonera ve como ‘antojos’ una normativa que es clara, precisa y que debe ser acatada por la industria”.

Para Greenpeace, “una de las partes más cuestionables de la carta es cuando el ejecutivo plantea: ¡Cuándo se ha visto que, frente a un accidente, un incendio, un choque, etc. las organizaciones y la autoridad en vez de colaborar, acoger y ayudar, se aprovechen de la situación, denuncien y demanden a las víctimas -malheridos muchas veces- y a su vez se les exija retirar los escombros en plazos humanos y tecnológicamente imposibles! Todo lo anterior con un sinnúmero de organismos fiscalizando y hostigando a las víctimas del accidente”.

“Estamos impactados con esta declaración. ¿Quiere decir el señor José Luis Vial que frente a evidentes negligencias la autoridad no puede demandar, fiscalizar ni denunciar a los responsables? ¿No es acaso lo que debe ser cualquier autoridad seria frente al incumplimiento de las normas”, agregó el director de la ONG ambientalista.

“Frente a la serie de cuestionamientos expuestos en su misiva, el gerente general de Vestisqueros se lamenta y pregunta: ¿Qué pasa en Chile? En Greenpeace nos preguntamos lo mismo: ¿Qué pasa en Chile? Sobre todo qué pasa con una industria que es incapaz de mostrar empatía alguna con las comunidades afectadas y que plantea como ‘antojos’ la simple aplicación de la ley”, concluyó Asun.

Publicado el 13/11/2017 a las 6:57 am

Noticias Relacionadas