Skip to main content

Científicos definen nueva relación cloruro:nitrito para evitar efectos negativos en salmón

Xavier Gutiérrez, autor principal del estudio y gerente general de NIVA Chile. Foto: Salmonexpert.
Xavier Gutiérrez, autor principal del estudio y gerente general de NIVA Chile. Foto: Salmonexpert.

Noruega: Realizado en sistemas de recirculación, un estudio entrega la relación exacta cloruro:nitrito para evitar la acumulación de nitrito en el plasma y pérdidas de crecimiento del salmón Atlántico.

En sistemas de recirculación (RAS), diversos factores que han descrito alterar la eficiencia de los biofiltros (calidad de agua, operacionales, manejos y tratamientos, entre otros), pueden generar una acumulación de nitrito (NO2) en el agua recirculada. El NO2 es un elemento que en altas concentraciones puede ser tóxico para los peces, comprometiendo gravemente su salud y supervivencia, principalmente cuando las concentraciones de cloruro (Cl-) en el agua son bajas (<50-100 mg /L).

Los niveles elevados de NO2 es uno de los problemas de calidad del agua no infecciosos más frecuentes en las pisciculturas de recirculación en Chile. Además, los salmónidos se encuentran entre los peces más sensibles al NO2.

Con estos antecedentes, investigadores de NIVA Chile, Nofima y Cermaq, decidieron investigar cómo el rendimiento productivo de los peces (crecimiento y conversión alimenticia), la salud (con foco en la integridad de las branquias) y marcadores fisiológicos (en sangre y moleculares) del salmón Atlántico se ven afectados por una exposición crónica a diferentes concentraciones de NO2-, cuando se mantiene un nivel relativamente alto de cloruro (Cl-) en el agua.

El estudio se realizó con 810 parr de salmón Alántico divididos en 15 estanques, donde fueron expuestos a cinco concentraciones nominales diferentes de NO2(0, 0,5, 2,5 y 10 NO2--N, mg/L) y con una concentración nominal constante de Cl- (200 mg/L), durante 12 semanas.

Dentro de sus resultados, los científicos evidenciaron que la tasa de crecimiento específica (SGR) se redujo significativamente en comparación al control, durante las primeras tres semanas, en los peces expuestos a la mayor concentración de nitrito (10 mg NO2-N/L) y a una relación Cl: NO2-N de 21:1. “Los resultados sugieren la activación de mecanismos de compensación y de adaptación en las últimas etapas del experimento”, señalaron los expertos.

Regulación del nitrito

El nitrito tiene afinidad por el mecanismo de absorción de Cl- branquial, es decir, el NO2- puede reemplazar al Cl en los transportadores branquiales de cloruro/bicarbonato (Cl / HCO3). Por lo tanto, siempre que el NO2 esté presente en el agua, una parte de la absorción de Cl- se desplazará hacia la absorción de NO2, lo que también puede conducir a la acumulación del NO2- en plasma y a efectos negativos sobre el rendimiento productivo y el bienestar animal.

Según explicó el autor principal del estudio y gerente general de NIVA Chile, Xavier Gutiérrez, “en el estudio no se encontraron efectos significativos del NO2 en el tejido branquial, mortalidades asociadas, ingesta y conversión de alimento (FCR) y en marcadores fisiológicos (Cl-, glucosa y pH). Sin embargo, sí se detectó que el nitrito ingresó al plasma de los peces expuestos a las dos concentraciones nominales más altas de nitrito, de 5 y 10 mg/L, y a relaciones de Cl: NO2-N de 43:1 y 21: 1, respectivamente”.

Finalmente, con sus resultados, los autores concluyeron que “la relación de Cl:NO2-N previamente recomendada para el cultivo de peces en RAS de 20:1 (Timmons & Ebeling; 2007), que hoy utiliza la industria como estándar, no es suficiente para proteger al salmón Atlántico durante las primeras fases de exposición a nitrito. En consecuencia, se recomienda mantener una relación de Cl:NO2-N por sobre 104:1 para evitar la acumulación de nitrito en el plasma del salmón Atlántico en estadío parr y perdidas de crecimiento”.

Lea el abstract del estudio titulado “ Effects of chronic sub‐lethal nitrite exposure at high water chloride concentration on Atlantic salmon (Salmo salar, Linnaeus 1758)” aquí.

Lea también: