Skip to main content

Conicyt: Investigadores en Acuicultura comentan consecuencias de reasignación de recursos

Foto: Conicyt.
Foto: Conicyt.

Chile: Si bien el Ministerio de Educación reasignó recursos para otorgar a los becarios beneficios complementarios solicitados hasta el 31 de julio, según la información oficial no son "nuevos recursos" sino que fueron traspasados de excedentes de Becas Chile, para cubrir el déficit multimillonario que tenía el programa de becas de doctorado nacional, habiéndose quedado sin presupuesto anual en abril de este año.

 

Hace una semana, diario La Tercera publicó una noticia, relacionada con que la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Coniciyt) había recibido $ 2.111 millones para cubrir solicitudes de investigadores y que, con esta reasignación de recursos, más de 500 candidatos a doctor podrán acceder a los beneficios complementarios que se hayan solicitados hasta el 31 de julio de este año.

Según informa La Tercera, la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt), entrega dinero a los investigadores que realizan su beca de doctorado, bajo el concepto de “beneficios complementarios”. Esos recursos son utilizados para la compra de insumos, pasantías, cotutelas o extensión de la beca. Este año, los dineros de este ítem se acabaron en abril, por lo que cientos de investigadores se quedaron sin acceso a ellos y no pocos debieron continuar sus trabajos y viajes con recursos propios.

Para dar solución a las peticiones ya ingresadas, Conicyt solicitó en abril al Ministerio de Educación una reasignación de recursos, petición que tuvo respuesta positiva.

Niveles de aporte

Al respecto de lo anterior, Marcela Astorga, docente de la Universidad Austral de Chile sede Puerto Montt y directora del programa de Doctorado en Ciencias de la Acuicultura de la misma casa de estudios, comentó que la formación de postgrado es un indicador de la capacidad de un país de formar capital humano avanzado, para generar mayor desarrollo en Ciencia y Tecnología, por lo cual, es altamente relevante mantener o incluso aumentar los niveles de aporte del estado en esta formación.

Marcela Astorga. Foto: UACh.
Marcela Astorga. Foto: UACh.

“Lo ocurrido recientemente, es decir, el cambio en las reglas del juego sin previo aviso a los beneficiados es algo que generó un gran desconcierto en los estudiantes de postgrado beneficiarios de estas becas, donde se les indicó que, esta vez, no dispondrían de forma directa de los “beneficios complementarios, apoyo que habitualmente sí obtenían”, dijo Astorga. 

”Los beneficios corresponden a apoyo financiero para sus tesis, para pasantías en el extranjero o para cotutela internacional. Por lo cual, esta indicación actual desde Conicyt, es la reparación de un error cometido, ya que no es posible entregar un beneficio de forma parcial, y sobre todo sin informar de esto en forma previa a los becarios”, argumentó la profesional.

Según explica la docente, tal como indica Conicyt, estos beneficios se entregarán en forma diferenciada desde el próximo año, por lo cual los nuevos postulantes ya se encuentran informados desde un inicio de las nuevas reglas del juego al momento de postular a sus becas.

“Sin embargo, esta nueva decisión, de separar la postulación a los diferentes beneficios, actualmente no beneficia a los becarios, debido que transforma la asignación de los fondos desde una forma certera, como era previamente, a un concurso, donde solo algunos podrán obtenerlo, disminuyendo de esta forma los recursos disponibles para estos beneficios complementarios. Esto último, puede ser corregido solo asegurando mantener los recursos para estos beneficios de forma estable o en aumento cada año y no reduciendo este ítem”, manifestó Astorga.

Insuficiente

Por su parte Julia Saravia, Becaria Conicyt del Doctorado en Ciencias de la Acuicultura de la UACh, enfatizó en que, según la información oficial no son "nuevos recursos" sino que fueron traspasados de excedentes de Becas Chile, para cubrir el déficit multimillonario que tenía el programa de becas de doctorado nacional, habiéndose quedado sin presupuesto anual en abril de este año.

“Dichos recursos reasignados solamente alcanzarán a cubrir aproximadamente 500 solicitudes, sin embargo el número de afectados asciende a 1.400, por lo tanto, es insuficiente”, comentó. 

”Como becaria del programa de Doctorado en Ciencias de la Acuicultura, considero que no seremos beneficiados sino todo lo contrario. Conicyt está priorizando mantener las estadísticas de número de becas en detrimento de la calidad de la formación y de los productos resultantes de las investigaciones doctorales”, recalcó.

Julia argumentó que Conicyt se comprometió a mantener la modalidad de ventanilla abierta todo este año, y recién implementaría el concurso en 2019. “Ahora, con este nuevo concurso que plantearon hace pocos días, se desdicen. Eso genera un clima de mucha incertidumbre, pérdida de confianza y angustia en todos los becarios”, aseveró.

Julia Saravia. Foto: ResearchGate.
Julia Saravia. Foto: ResearchGate.

Respaldo

Julia es igualmente presidenta del Consejo de estudiantes del Doctorado de Acuicultura y muy crítica al respecto de lo que se informa por parte de Conicyt.

Para la estudiante, hay varios puntos que aclarar: “En primer lugar, Conicyt se quedó sin presupuesto anual para el otorgamiento de esos beneficios a principios de año, reflejando una mala administración, y esos $ 2.000 millones son el déficit que tenían en abril. Por ello, fueron citados por la cámara de diputados, pero no dieron detalles explícitos al respecto”.

A juicio de Julia, el hecho que los recursos reasignados no alcancen a cubrir todas las solicitudes, si bien figura en las bases concursales, no tuvo anticipación pues fue notificada a los becarios a tres días de ser implementada.

“Conicyt, cada vez más, no contempla la diversidad de investigaciones y las fechas son arbitrarias y perjudiciales para muchísimos de sus becarios. Tampoco dicen que miles de becarios ya tienen sus proyectos aprobados, y contemplaban en sus proyectos objetivos que sólo podrían cumplirse con los beneficios complementarios. Por este motivo las cohortes de 2015 a 2018 se ven precarizadas bajo estas circunstancias. Sólo en la UACh hay 170 afectados, entonces, resolver 500 casos no es nada”, puntualizó.

Según planteó Julia, a vísperas de crear un Ministerio de Ciencia y Tecnología, deberían revisarse seriamente las políticas de formación de capital humano avanzado, para evitar que los gastos sean financiados personalmente por los becarios, investigadores o los mismos programas. “No es deber del becario, ni del programa, ni de la universidad destinar fondos propios para mantener la calidad y cubrir la mala gestión de Conicyt”, afirmó la estudiante.

Daniel Varela. Foto: i-mar
Daniel Varela. Foto: i-mar

Orientación a la acuicultura

Para el director del Centro de Investigación i-mar,  Daniel Varela, sin duda que el aumento de asignación para beneficios complementarios de estudiantes de postgrado es una buena noticia, pues permite enriquecer la formación de los nuevos investigadores, en tiempos en que las aproximaciones científicas son cada día más complejas.

“Ahora, cuánto de esto puede beneficiar a la acuicultura y a la región, es difícil decirlo. No basta con saber cuántos estudiantes están en programas de postgrado en acuicultura en la región, como el de la UACh, o en el país como la UCN o la PUCV. Habría que además saber cuántos están orientando su formación y/o sus tesis que aspectos relevantes para la acuicultura. Me parece que, como en la acuicultura hay muchos temas que motivan investigación de alto nivel, no son pocos los estudiantes que están en ello y pueden ser beneficiados con esta medida”, manifestó.