Skip to main content
Sistema de acuaponía. Foto: Salmones Camanchaca.
Sistema de acuaponía. Foto: Salmones Camanchaca.

Chile: Junto a su piscicultura de recirculación Río Petrohué, la empresa desarrolla un proyecto a pequeña escala de acuaponía que ya dio sus primeros “frutos”.

Con la idea en mente de poder utilizar los efluentes de su piscicultura, hace aproximadamente dos años Salmones Camanchaca comenzó su proyecto de acuaponía a pequeña escala que hoy ya es realidad. La instalación de 30 m2  fue diseñada y construida en conjunto con la empresa UrbanoPonics, y cuenta con un invernadero de tipo “solar pasivo” que alberga tres bateas para el cultivo de distintas hortalizas.

Acondicionada con un sistema de recirculación de agua, biofiltro, aireación y bombeo, utiliza el agua proveniente de la piscicultura para cultivar hasta 72 plantas de distintas verduras.

“La idea partió como un plan piloto para demostrar que la acuaponía asociada a nuestra piscicultura era posible. En octubre de 2018 sembramos las primeras hortalizas y en aproximadamente un mes ya teníamos producción”, describe a Salmonexpert Juan Pablo Andaur, jefe de planta en la piscicultura Río Petrohué.

En este sistema, las plantas captan el nitrógeno y fósforo, que es un producto proveniente del metabolismo propio de los peces, para crecer. Aparte de estos nutrientes el agua utilizada contiene todo lo necesario para realizar este tipo de cultivos, explica Andaur.

Además de poseer un sisterma propio de recirculación de agua, otra innovación que incluyeron en el diseño, es una pared que capta calor y ventanas que se abren automáticamente dependiendo de la temperatura al interior.

Puertas abiertas

Invernadero donde se cultivan hortalizas con acuaponía. Foto: Salmones Camanchaca.
Invernadero donde se cultivan hortalizas con acuaponía. Foto: Salmones Camanchaca.

Para la empresa, uno de los principales objetivos de esta innovación, es hacerse cargo de parte de sus descargas de agua provenientes de las pisciculturas utilizándolas para la producción de hortalizas, las que podrán ser usadas para el consumo interno en la planta, y en un futuro si el proyecto sigue creciendo, pretenden realizar una transferencia tecnológica hacia las comunidades aledañas.

“Por ahora, las hortalizas son sólo demostrativas, a pesar de que la primera partida de éstas ya fueron sometidas a distintos análisis de laboratorio con resultados muy satisfactorios, resultando ser aptas para el consumo humano, así que estamos a la espera de los permisos respectivos que debe emitir el Servicio de Salud para autorizar su consumo”, aclara  Sergio Aros, Subgerente de Producción de Agua Dulce de la compañía. 

Dichos permisos consisten principalmente en exámenes de inocuidad alimentaria con el objetivo de cercionar la seguridad de los productos al ser consumidos.

“Como ya sabemos que nuestro sistema funciona, en estos momentos estamos enfocados en obtener las autorizaciones sanitarias. Luego, cuando comencemos a producir, veremos si las instalaciones requieren una ampliación”, asegura Aros.

Hasta el momento, han logrado cultivar con éxito distintos tipos de lechuga, morrón, acelga, tomate cherry, pepinillos, albahaca, entre otros; y también, se han enfocado en utilizar la instalación para la educación de la comunidad en las distintas visitas que realizan a su piscicultura.

“Hacemos puertas abiertas con los vecinos y distintas escuelas donde mostramos todos nuestros procesos: piscicultura de recirculación, tratamiento de lodos con lombrices y ahora la Acuaponía, en la línea de la sustentabilidad”, comenta el ejecutivo de Salmones Camanchaca.

Lea también: