Jaula eléctrica muestra buenos resultados contra el piojo de mar

El desarrollo protegería al centro donde se instala, centros cercanos y salmones silvestres.
El desarrollo protegería al centro donde se instala, centros cercanos y salmones silvestres.

Noruega: El uso de la cerca eléctrica podría resultar en una menor necesidad de desparasitar a los peces y menos tratamientos mecánicos para los salmones.

Publicado

Los hallazgos de un trabajo de investigación muestran que los estadios planctónicos del piojos de mar pierden su capacidad de adherirse al salmón después de la exposición a campos electromagnéticos, de acuerdo a la informado por Harbor en un comunicado de prensa.

Harbor fue la compañía elegida como proveedora de Harbor Fence en Svinvær para combatir los piojos del salmón. Harbor Fence utiliza produce un campo electromagnético envolvente que se cuelga alrededor de las jaulas de cultivo. El campo toma la forma de una malla y neutraliza los estadios planctónicos de los piojos en su camino hacia las jaulas.

Un buen flujo de agua significa que los piojos que nacen dentro de las jaulas también se vuelven inofensivas cuando nadan hacia afuera de la jaula.

“La tecnología también contribuye a reducir la infestación en jaulas adyacentes, en otros centros de cultivo y en salmones salvajes. Harbor Fence es efectivo y no daña a los peces dentro de las jaulas”, afirma la empresa en un comunicado.

La tecnología ha estado en funcionamiento durante unos 6 meses en Svinvær y 10 meses en Nordre Skokkeløy, y según la firma ha mostrado muy buenos resultados.

“Hemos analizado los resultados y los hemos comparado con las instalaciones de los alrededores. En uno de los centros se instaló la tecnología en 5 de 11 jaulas, es decir 45% de cobertura. A pesar de que no hubo cobertura al 100%, el resultado fue notablemente bueno y en ese contexto se ve cierto efecto en las jaulas que no poseen las cercas eléctricas. La comparación muestra una reducción de hembras adultas de más del 80%”, agregan.

El uso de la cerca eléctrica podría resultar en una menor necesidad de desparasitar a los peces y menos tratamientos mecánicos, lo que a su vez resulta en una menor mortalidad de los peces.

“Tenemos la ambición de ser líderes en la lucha respetuosa con el medio ambiente contra los piojos del salmón y un socio preferido para la industria acuícola”, expone Christian Bjørnsen, director ejecutivo de Harbor.