Llevan a juicio a acusados de estafar a naviera en más de $ 1.300 millones

En el tribunal de Punta Arenas se conoce la causa por la millonaria defraudación que afectó a tres empresas del rubro naviero.
En el tribunal de Punta Arenas se conoce la causa por la millonaria defraudación que afectó a tres empresas del rubro naviero.

Chile: La acusación del Ministerio Público, y una querella de parte de las compañías afectadas, buscan que la justicia sancione con al menos 8 años de cárcel efectiva a dos ex trabajadores acusados por los ilícitos.

Publicado

La primera semana de octubre se conocería la decisión de los jueces en el caso de dos ex empleados de una empresa que, en Punta Arenas, ejecutaron según la acusación diversas maniobras dolosas para quedarse con el millonario monto.

Transportes Marítimos Vía Australis, Transportes Marítimos Geo Australis y Navarino Administradora de Naves son las tres empresas que aparecen como víctimas del delito reiterado de estafa en una causa que se conoce actualmente en el Tribunal de Juicio Oral de Punta Arenas.

La acusación del Ministerio Público, y una querella de parte de las compañías afectadas, buscan que la justicia sancione con al menos 8 años de cárcel efectiva a dos ex trabajadores acusados por los ilícitos.

Según se conoció hasta ahora en las audiencias, se trata de un ex tesorero y el ex jefe de contabilidad y finanzas de Navarino Administradora de Naves S.A., una sociedad responsable de la administración de las empresas del mismo grupo Transportes Marítimos Vía Australis y Transportes Marítimos Geo Australis.

Según la Fiscalía, los hechos que se persiguen habrían ocurrido entre el mes de noviembre de 2013 y mayo de 2018, lapso en el cual los imputados se aprovecharon de sus labores de contabilidad, control y operación de las cuentas corrientes bancarias de las empresas para girar y cobrar documentos en forma fraudulenta. Luego de tales ilícitos, habrían depositado el dinero obtenido en sus cuentas bancarias personales.

Para eso simulaban la existencia de supuestas deudas con proveedores de las empresas navieras, y engañaban a otros funcionarios de las empresas afectadas para conseguir segundas firmas en los cheques. En los documentos figuraba como beneficiario el proveedor, pero quedaban abiertos porque no se tarjaba la expresión “al portador”.

Los montos defraudados de esta manera son $871.020.163 al patrimonio de Transportes Marítimos Geo Australis; $479.810.538 al patrimonio de Transportes Marítimos Vía Australis y $2.000.000 a Navarino Administradora de Naves, con un perjuicio total a las tres empresas por la suma de $1.352.830.701.

La querella presentada por las empresas estima un monto defraudado algo mayor: según esta parte fueron, al menos, $1.444.584.784. Enfatizan además la reiteración de los delitos por un período de más de cinco años, acumulando más de 280 operaciones defraudatorias durante ese lapso de tiempo específico.

La Fiscalía solicita una pena de 8 años de cárcel para los imputados, mientras que la querellante pide a los jueces una sanción de 15 años de prisión efectiva. En la apertura del juicio oral, uno de los imputados aseguró que estaba arrepentido de sus acciones.

Caso anterior

En el mes de julio, en un caso similar, la justicia en Santiago condenó a un ex trabajador de Hapag-Lloyd por defraudar a esa empresa en más de 2 mil millones de pesos. En ese caso, la sentencia del ex gerente de finanzas de la empresa en Chile fue de seis años de presidio efectivo, y una multa de treinta unidades tributarias mensuales por su responsabilidad como autor de ochenta y dos delitos consumados de estafa cometidos entre de septiembre de 2011 y el 31 de marzo de 2016. A eso se sumó una la pena de tres años y un día, más una multa de trescientas unidades tributarias mensuales por el delito consumado de lavado de activos.

El perjuicio se cometió mediante adulteración de los datos en el sistema de pagos de la naviera Hapag-Lloyd en Chile, los que permitieron desviar los montos destinados a varios proveedores hacia una cuenta bancaria de una sociedad formada por el ex ejecutivo, quien también confeccionó 39 cheques al portador en favor de supuestos proveedores que terminaron depositados en su cuenta bancaria personal. Con estas maniobras fraudulentas defraudó a la compañía naviera en un total de 2 mil 324 millones de pesos.