Salmonicultoras noruegas advierten "efecto dominó" por propuesta del Gobierno

Linda Litlekalsøy Aase, CEO de SalMar y Henning Beltestad, CEO de Lerøy Seafood Group
Linda Litlekalsøy Aase, CEO de SalMar y Henning Beltestad, CEO de Lerøy Seafood Group

Noruega: De “antiempresarial” y con “graves consecuencias” han catalogado los altos ejecutivos SalMar y Leroy el impuesto del 40% sobre la producción de salmón y trucha en Noruega a partir del año fiscal 2023.

Publicado

Ayer miércoles el Gobierno noruego comunicó la idea de introducir un impuesto adicional sobre los recursos para el cultivo de salmón y trucha del 40% a partir del año fiscal 2023 para volúmenes superiores a las 4.000-5.000 toneladas totales.

Con esta propuesta, la tasa impositiva total para el cultivo de salmón y trucha será del 62%. No obstantes se trata de una propuesta que debe ser aprobada por el Parlamento.

Impresiones

Ante esta noticia, la CEO de SalMar, Linda Litlekalsøy Aase, no se mostró muy entusiasmada y catalogó al impuesto de antiempresarial.

“Se trata de un impuesto especial antiempresarial sobre las empresas acuícolas que crean valor y puestos de trabajo en la costa de Noruega".

"Tal impuesto especial tendrá un efecto dominó negativo significativo para todas las industrias adyacentes de la industria acuícola y los empleos que crea”, declaró Aase en un comunicado de la bolsa de valores del país nórdico.

Mediante el mismo medio, la gerencia y la junta directiva de Lerøy Seafood Group exponen que no tienen una descripción completa de lo que propone el gobierno noruego.

“Ya podemos afirmar que la propuesta es muy hostil a los negocios y tendrá graves consecuencias si la gente de la costa, y la parte responsable en el Storting (Parlamento noruego), no aprovechan la ronda de consulta y detienen la propuesta”, detallan desde la salmonicultora.