La apuesta de Wenu Work por una mayor eficiencia energética en salmonicultura

Chile: Con tecnología IoT (internet de las cosas) diseñada la empresa chilena, se logran medir los consumos eléctricos desde lo más general hasta activos específicos, en un proceso de instalación rápido y no invasivo. 

Publicado

A principios de diciembre, el programa Inmersión Acuícola, iniciativa que busca resolver los desafíos de la industria salmonicultora en Los Lagos, impulsada por Corfo, Sinergiame, ProChile, SalmonChile e Intesal, anunció la selección de ocho proyectos para desarrollar sus planes de trabajo en conjunto. Uno de ellos, fue la compañía nacional Wenu Work, que busca apoyar múltiples procesos de tomas de decisiones en torno a la eficiencia energética, operaciones, mantenimiento, sustentabilidad ambiental, financieras, entre otros. 

“Todo lo hacemos a través de la digitalización y control de consumos eléctricos al interior de espacios de trabajo. Con tecnología IoT (internet de las cosas) diseñada por nosotros, logramos medir los consumos desde lo más general hasta activos específicos, en un proceso de instalación rápido y no invasivo, que permite en pocos días tener toda la información de los consumos eléctricos en línea para facilitar la gestión del negocio de nuestros clientes”, detallan desde la empresa. 

En sus cinco años de trayectoria, la firma ha identificado “una falta de evidencia empírica al momento de tomar decisiones al interior de las empresas: desde no entender bien la tarifa eléctrica a la que se está sujeto, pasando por toma de decisiones en torno a las operaciones y mantenimiento basado en la intuición, hasta el prorrateo de los costos de la energía por los distintos centros de costo o unidades productivas de la empresa. Nos presentamos como un partner tecnológico, que con tecnología chilena, fácil de implementar y usar, podemos alivianar la carga de nuestros clientes con información fácil de interpretar y que ahorra mucho tiempo a la hora de tomar decisiones”.

El sistema de Wenu Work consta de un componente de hardware y otro de software. El hardware consiste en dispositivos IoT que se instalan al interior de los tableros eléctricos, y mediante una conexión wifi, envía datos de consumos eléctricos a una nube, donde son procesados y desplegados en su software, que consta de tres plataformas: Wenu Radar, que permite hacer gestión sobre los consumos de manera fácil e intuitiva, y está orientada a usuarios no expertos en energía; Wenu Dashboard, que permite dar a conocer estas iniciativas a colaboradores y clientes externos a través de pantallas instaladas en espacios abiertos; y por último, la capacidad de integrarse a ERP o sistemas de gestión que ya estén en uso, para que los datos de consumos eléctricos puedan ser complementados con información de producción, ventas, flujo de personas y otros, y nutrir aún más la capacidad de toma de decisiones para el negocio.

“Inversión mínima”

Daniel Waintrub, cofundador de Wenu Work, expresa que “la industria de los sistemas de medición ha estado originalmente dominada por actores multinacionales como Siemens, Schneider, Cisco, ABB, entre otros. Estos sistemas si bien son muy robustos, también implican una inversión altísima tanto en dinero como en tiempo para su implementación. Dada su naturaleza costosa, generalmente son usados para medir consumos macro (consumo total de una planta, por ejemplo) y dejan muchas "zonas grises" sin medir”.

“Nuestro sistema complementa dichas soluciones dado que el proceso de implementación es muy rápido y se requiere una inversión mínima al inicio del proyecto (dado que operamos bajo una lógica de servicio con pagos mensuales). Esto hace que sea factible instalar múltiples dispositivos  para medir consumos específicos (bombas de agua, circuitos de clima, cámaras de frío individualizadas, entre otros) en un espacio productivo sin que los costos y tiempos de implementación suban mucho”, agrega.

La plataforma entrega información de manera muy intuitiva para facilitar procesos de tomas de decisiones en torno a materias bien diversas, como por ejemplo: ¿Qué ocurre fuera del horario de operación de la planta? ¿Están encendiéndose todos los equipos a la hora que corresponden? ¿Cuáles son las áreas o activos eléctricos que generan multas en la cuenta eléctrica a fin de mes? ¿Cuál es el costo real en términos eléctricos por cada unidad de producción? ¿Cuál de todos los activos debiese tener un proceso de mantenimiento preventivo? ¿Cuáles debiesen ser reemplazados? 

“La lista es muy larga, y la idea es que la plataforma complemente el conocimiento experto de nuestros clientes para que la toma de decisiones se base en evidencia empírica y no en la intuición. También se cuenta con un sistema de descarga de datos para hacer cruces adicionales, notificaciones para alertar cuando algo no está funcionando como debe, y el control remoto de ciertos equipos para garantizar que se usan o que se mantienen apagados en ciertos horarios”, describe Waintrub.

De todas formas, dice, “estamos trabajando en modelos de inteligencia artificial para ir agregando más funcionalidades a la plataforma y que el tiempo de análisis se reduzca al mínimo”.

Experiencia

La compañía posee experiencia en múltiples industrias productiva: “En una frutícola, se lograron ahorros de un 18% por modificar sistemas de apertura y cierre de cámaras de frío, lo que se transformó en un mes de energía eléctrica al año para esa planta. En packaging hemos logrado mejoras sustanciales en el proceso de prorrateo de costos energéticos por centro de costo, pudiendo entender el costo real de producción de los distintos productos, cosa que en algunos casos ha llevado a modificar el pricing de ciertos productos. Y, con nuestro sistema de notificaciones, hemos alertado cuando bombas de riego dejan de funcionar en viñedos, evitando pérdidas de producción millonarias”, finalizan desde la firma.