El estudio permitiría el análisis y comprensión del comportamiento y destino de estos antibióticos en el medioambiente. Foto: Pixabay
El estudio permitiría el análisis y comprensión del comportamiento y destino de estos antibióticos en el medioambiente. Foto: Pixabay

Coeficiente de partición: el dato que ayudaría a reducir el impacto medioambiental

Chile: Científicos chilenos determinaron el coeficiente de antibióticos florfenicol y flumequina. Con esto, se permitiría una mejor toma de decisiones en la salmonicultura, reduciendo el impacto medioambiental.

Publicado

Como parte de su tesis de doctorado, Bibiana Jara, investigadora de la Universidad de Magallanes, buscó comparar la concentración de los antibióticos florfenicol y flumequina, en el agua de mar y agua dulce con presencia y ausencia de sedimentos marinos, bajo condiciones estériles.

Específicamente, la científica midió la disminución en la concentración de estos antibióticos en el agua, a través de cromatografía líquida de alta presión acoplada a la espectrometría de masas, la cual está asociada a la adsorción de los mismos por parte de las partículas del sedimento marino.

Entre los principales resultados, la Dra. Jara menciona que la flumequina tiene mayor afinidad por las partículas del medio ambiente marino que el florfenicol, “lo que sugiere que el primero tiene un mayor tiempo de residencia fondo marino siendo posible encontrarlo en la fase particulada”.

Por otro lado, el florfenicol, antibiótico más utilizado por la industria para el tratamiento de enfermedades bacterianas, tiene una mayor tendencia a permanecer en la fase disuelta y presenta un menor tiempo de residencia.

Afinidad

Estos resultados publicados recientemente en el journal Marine Pollution Bulletin, se basaron en un índice llamado coeficiente de partición, que indica indica la afinidad que tiene un compuesto para ser adsorbido por otras partículas y que es característico para cada compuesto.

Justamente, el coeficiente permite determinar el destino del compuesto en el ambiente, donde aquellos compuestos con mayor afinidad a las partículas generalmente se depositan en los sedimentos.

“Para entender el comportamiento de estos antibióticos en el fiordo estudiado, fue necesario utilizar modelos de fugacidad (nivel 3), donde el valor del coeficiente de partición juega un rol importante en los datos de salida del modelo, dado que incorpora al modelo la afinidad de estos compuestos a las partículas. Este modelo, nos indicará si el compuesto se deposita en los sedimentos, se queda en la columna de agua y se dispersa con las corrientes”, explica la investigadora de la Universidad de Magallanes.

Consultada sobre si la autoridad y la salmonicultura deberían considerar estos valores de todos los antibióticos antes de realizar un tratamiento y evaluar su impacto, la experta responde: “sin duda alguna”, ya que estos números permitirían reducir el impacto en el medio ambiente”.

“Tanto los valores del coeficiente de partición, obtenido bajo condiciones similares al área que se desea estudiar, como el uso de modelos para evaluar cuál sería el destino del contaminante en cuestión, deben ser considerados por las autoridades y los grupos salmonicultores para que la toma de decisiones sea la adecuada con mayor información y, por ende, con menor impacto al medioambiente”, concluye la Dra. Jara.

Revise el abstract del estudio titulado “Water-sediment partitioning of flumequine and florfenicol, two antibiotics used in salmon aquaculture in Chile”, aquí.