Determinan pérdidas de biomasa asociada a tratamientos antiparasitarios

Imagen referencial de salmón.
Imagen referencial de salmón.

Noruega: Un reciente estudio estimó la pérdida aproximada promedio de biomasa de salmón a corto plazo en los centros salmonicultores noruegos, ello, después de tratamientos farmacológicos y no farmacológicos.

Publicado Actualizado

No es secreto el piojo de mar y el manejo asociado a los tratamientos, han sido uno de los aspectos más desafiantes y costosos de la salmonicultura global, afectando tanto la mortalidad como el crecimiento del salmón Atlántico.

Dado que el estrés afecta negativamente el apetito y el crecimiento del salmón, los tratamientos tanto farmacológicos como no farmacológicos también podría explicar una variación en la tasa de crecimiento estimada o esperada durante el ciclo productivo y porcentajes de mortalidad.

Según los autores de un nuevo estudio, no existen investigaciones que calculen el efecto de diferentes métodos de tratamiento sobre el apetito y el crecimiento después de una desparasitación.

Por lo tanto, utilizando datos de producción diarios a nivel de jaula a lo largo de cinco años de tres salmonicultoras noruegas, los científicos buscaron estimar el efecto inmediato que diferentes métodos de desparasitación tienen sobre el crecimiento del salmón Atlántico en condiciones productivas noruegas.

En resumen, los expertos registraron la cantidad de alimentación, número de peces y agua de mar temperatura a nivel de jaula para calcular el coeficiente de crecimiento térmico (TGC) de 635 grupos de peces la semana antes de un período de ayuno previo al tratamiento y la semana después de 2.530 tratamientos diferentes para estimar la reducción en TGC.

Los tratamientos evaluados fueron: térmicos, mecánicos, baño de peróxido de hidrógeno, baño de agua dulce y baños con fármacos.

Farmacológicos vs no farmacológicos

Como resultado, los científicos señalaron que existe un período de alimentación y crecimiento subóptimos después de todos los métodos de tratamiento, “donde los tratamientos no farmacológicos tuvieron un efecto negativo significativamente mayor sobre el crecimiento en comparación con los tratamientos farmacológicos”.

Los resultados también mostraron que el momento del tratamiento desempeñó un papel en el resultado de un tratamiento.

La pérdida de biomasa a corto plazo en una jaula después de un tratamiento no farmacológico se estimó en 31.200 kg, jaula promedio con 150.000 peces de 3 kg y temperatura del agua de mar de 10°C). “Por lo tanto, podría existir un potencial para aumentar la producción en la industria de la acuicultura del salmón Atlántico al reducir el número de tratamientos para la eliminación de piojos”, explicaron los autores.

Aunque la mayor parte de la pérdida potencial de biomasa se debió al ayuno, el período de crecimiento subóptimo la semana posterior al tratamiento, también contribuyó de manera importante a la pérdida general.

“Las estimaciones en este estudio se basaron en la cantidad de alimento y el apetito, y no incluyeron la pérdida de biomasa durante el ayuno o un posible efecto negativo en la conversión alimenticia. La estimación fue, por lo tanto, una estimación conservadora del efecto a corto plazo de un tratamiento individual sobre el crecimiento”, concluyeron los investigadores.

Lea el estudio completo titulado “How delousing affects the short-term growth of Atlantic salmon (Salmo salar)”, aquí.